Más noticias

Google cambia su postura y ahora defiende a Huawei

Trata de convencer al gobierno de Donald Trump de revocar el veto sobre la tecnológica china

Google intenta convenver al gobierno estadounidense de que el veto sobre Huawei hace más daño que bien.
Google intenta convenver al gobierno estadounidense de que el veto sobre Huawei hace más daño que bien.

Redacción LP

Medios digitales reportan sobre un cambio de postura de Google respecto al veto aplicado al gigante chino Huawei.

Como es sabido, hacia finales de mayo pasado, el gobierno estadounidense emitió una normativa para que las empresas estadounidenses dejases de proveer tecnología a la compañía china.

Google acató prontamente esta disposición y anunció que dejaría de proveer a Huawei el acceso a su sistema operativo móvil, Android, el más usado del mundo.

Esta situación puso a la tecnológica china contra la pared y la obligó a buscar un sistema operativo alterno para poder comercializar sus futuros modelos de celulares inteligentes.

Ahora, según los reportes antes citados, Google ha cambiado su postura y ahora aboga por revocar el veto impuesto a Huawei.

El principal argumento presentado es que de mantenerse la restricción, se podría comprometer la seguridad de millones de usuarios de teléfonos móviles, por no mencionar los millones de dólares que Google perdería si Huawei lanza un sistema alternativo a Android, un paso que podría ser imitado por otros fabricantes chinos, preocupados por sufrir sanciones similares en el marco de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos.

Seguridad en riesgo

Una de la principales preocupaciones manifestadas por Google es que la entrada de un nuevo sistema operativo móvil en el mercado causaría la pérdida de sistema Google Play Protect, el estándar creado para garantizar la seguridad de las aplicaciones que los usuarios instalan en sus teléfonos.

Otro argumento a favor de quitar el veto a Huawei es que Google teme que otras empresas que suministran al gigante estadounidense tomen medidas similares le apliquen un veto.

Google también es consciente de que si Huawei logra sacar adelante su propio sistema operativo, los leales clientes de la marca, que actualmente usan Android, dejarían de utilizar este importante producto de Google.

Y no se trata de una cantidad pequeña de usuarios. Hay que recordar que, por su volumen de venta, Huawei es el segundo fabricante mundial de teléfonos móviles, tan solo superado por la coreana Samsung.