10 factores que desmotivan a los empleados

Si el desinterés es causado por la empresa, será necesario que el jefe escuche al empleado y lo haga sentir pieza fundamental

Si el desinterés es causado por la empresa, será necesario que el jefe escuche al empleado y lo haga sentir pieza fundamental
Si el desinterés es causado por la empresa, será necesario que el jefe escuche al empleado y lo haga sentir pieza fundamental

San Pedro Sula, Honduras. Para poner fin a la desmotivación laboral, lo primero es identificar el comportamiento de los empleados y reconocer cuáles son los factores.

María de los Ángeles Posso de la Secretaria del Trabajo, explica que la falta de pasión por el trabajo se detecta cuando el empleado presenta pesimismo y ausentismo laboral.

Además, la funcionaria añade que el empleado frecuentemente pide permisos para llegar tarde, se muestra desinteresado en sus tareas, llega tarde y se va antes de su hora de trabajo. Tiene poco compromiso, no se integra con sus compañeros de trabajo y evade nuevas responsabilidades.

Posso advierte que los jefes tienen un papel crucial en la motivación. “De los jefes depende lograr que los empleados se sientan bien en un clima laboral agradable, sin embargo, también será responsabilidad de los empleados encontrar cómo pueden automotivarse”, dijo.

Motivos que hacen perder la pasión al empleado

1.Remuneración económica
El salario puede ser parte de la motivación en el trabajo para realizar bien sus labores y ser más productivos. Es importante que el salario sea acorde con sus responsabilidades, un mal salario puede desmotivar.

Solución: Lo que puede motivar al empleado es el equilibro entre la retribución económica y que también exista algún tipo de remuneración ligada según los beneficios que aporte a la empresa.

2.Jefe
incompetente
Un ambiente de trabajo destructivo es cuando hay un jefe incompetente y abusivo, exige a sus empleados que hagan tareas que no les corresponde y les habla con desprecio o ejerce cualquier otro tipo de trato injusto.

Consejo: Decida si desea cambiar de trabajo o seguir en él aprendiendo, llevar bien la situación para tratar que le afecte lo menos posible. Empiece a hacer planes sobre los pasos que va a dar para lograrlo y practique la paciencia.

3.Falta de
objetivos
Una empresa que no está cimentada en objetivos claros usualmente tiene un solo camino que recorrer: el fracaso. La falta de medidores afecta gravemente no solo en su productividad sino en su estado de ánimo.

Información: Si quiere un empleado motivado hay que tenerlo informado, saber qué espera de sus capacidades. Compartir información, como el estado de resultados, permite a un colaborador sentirse lleno de compromiso y en confianza.

4.No hay plan de
desarrollo
El sistema de desarrollo profesional constituye una fuente fundamental para identificación de carencias individuales de cada trabajador y define una de las líneas básicas del programa de formación.

Plan: Capacite a los empleados con planes de formación personalizados para mejorar su desempeño actual y preparar su futuro en la empresa. Así descubrirá en ellos sus capacidades actuales y potenciales.

5.La rutina
laboral
La monotonía no tiene que ser una parte de su rutina diaria. Se puede lidiar con ella con una variedad de métodos. Comprender cuándo se produce su aburrimiento le ayuda a encontrar soluciones.

Sugerencia: Evalúe lo que se siente monótono sobre su rutina diaria en el trabajo, incluyendo por qué se siente aburrido o desmotivado. Haga una lista de sus sentimientos actuales y en qué momento de su jornada de trabajo se produce.

6.El estrés
Si hasta hoy se ha estado enfrentando a un ambiente laboral hostil y estresante, no tiene por qué dejar que estas presiones laborales le afecten y mucho menos debe llevarlas a casa. Existen métodos prácticos para poder recuperar la serenidad.

Respire: Cuando sienta mayor presión, respire lentamente por la nariz y bote el aire por la boca. Permite que sus pulmones y su cerebro se llenen del oxígeno suficiente para enviar la orden de mantener todo su organismo en calma.

7.Exceso de trabajo
La carga de trabajo excesiva o de horas trabajadas es una de las principales causas de desmotivación laboral en la mayoría de empleados. En lugar de culpar a su jefe por su carga de trabajo, haga que sus preocupaciones se centren en la calidad.

Maneras: Lo mejor será decirle a su jefe que tiene demasiado trabajo, ya que la sobrecarga hará que su rendimiento se deteriore. Explique la situación sin utilizar palabras que acusen, parezcan prejuiciosas o que suenen vagas o evasivas.

8.Mala relación
Los compañeros de trabajo le hacen el vacío, no le dan información que necesita, extienden rumores o chismorreos sobre usted, no hacen su trabajo, lo cual entorpece el suyo y muchas veces conduce a mayores pérdidas.

Conversar: A esto puede sumarse buscar iniciativas propias que fomenten el trabajo en equipo, por ejemplo conversar abiertamente aclarando las dudas sobre normas, responsabilidades, deberes y derechos.

9.Falta de comunicación
Es importante promover la comunicación, de lo contrario, puede dar lugar a la pérdida de oportunidades en los negocios y a bajos rendimientos en la oficina. Como resultado de esta, la empresa puede perder la moral, el enfoque, el rendimiento y los clientes.

Hablar: El rendimiento y la productividad puede bajar por la falta de comunicación, lo que da lugar a pérdidas de tiempo en espera de recibir instrucciones claras y el trabajo no hizo de forma correcta las asignaciones por falta de entendimiento.

10.Poco o nulo reconocimiento
Para muchos profesionales, además de la remuneración económica, es indispensable que en la oficina exista un ambiente que evalúe el desempeño de los empleados, se les brinde retroalimentación y se reconozca a quienes dan un esfuerzo extra.

Valorar: Sentirse poco valorados y con una carga excesiva de trabajo puede elevar el estrés y perjudicar el desempeño. Antes de buscar el reconocimiento de otros, debe ser capaz de apreciar su trabajo.

La Prensa