18/07/2024
08:12 PM

San Pedro Sula, capital de plagios en Centroamérica

  • 03 diciembre 2008 /

Los altos índices de plagios han convertido a SPS en la capital de los secuestros en CA, según informe del Banco Mundial.¿Cuáles son sus propuestas?

    Los altos índices de plagios han convertido a San Pedro Sula en la capital de los secuestros en Centroamérica, según un informe dado a conocer ayer por la consultora del Banco Mundial, Tirza Rivera Cira.

    Rivera, en los detalles que brindó del informe llamado Sistema de justicia penal, enfrentando los retos institucionales del crimen y la violencia en Centroamérica, señaló que los niveles de criminalidad se incrementaron de modo que el número de homicidios por 100 mil habitantes coloca a El Salvador, Guatemala y Honduras entre los países más peligrosos de Latinoamérica.

    Las cifras establecen que El Salvador tiene un promedio de 56 homicidios, Guatemala 45 y Honduras 42.

    La consultora del Banco Mundial indicó que el número de secuestros en Guatemala y Honduras ha crecido a gran velocidad de tal forma que la ciudad de San Pedro Sula, en el norte del territorio hondureño, es considerada en este momento como la 'capital del secuestro'.

    Datos oficiales y extraoficiales establecen que en lo que va de 2008 en Honduras se han registrado más de 70 secuestros, la mayoría de los cuales han tenido lugar en el norte del país, especialmente en San Pedro Sula con una población cercana al millón de habitantes.

    Trafico de armas y drogas

    Rivera señaló que el tráfico de drogas, las pandillas y el tráfico de armas son unos de los principales problemas de los gobiernos democráticos del área.

    El informe, dado a conocer por Rivera en el marco de un taller internacional auspiciado por la Corte Suprema de Justicia, revela que la inseguridad es una gran preocupación de los ciudadanos hondureños y del resto la región y en términos porcentuales un 35 por ciento de la población hondureña estima que el crimen y la falta de seguridad es el principal problema del país.

    Un 84 por ciento considera que el crimen es una amenaza para el futuro.

    Rivera indicó que la violencia es principalmente hacia las personas y es primordialmente urbana.

    Según ella, las naciones centroamericanas son extremadamente vulnerables a incursiones del crimen organizado por una gama de factores entre los que resaltan las presiones sociales y económicas, así como una incapacidad para imponer la ley en sus territorios.

    Poca confianza en la Policía

    La consultora expuso que en lo que se refiere a confianza en la justicia y la policía, Honduras reporta que en el 2006 el nivel de seguridad de los ciudadanos en su cuerpo policial fue de un 50 por ciento, mientras que en los tribunales de justicia apenas fue de un 52 por ciento, un nivel relativamente bajo en relación a Costa Rica y El Salvador.

    Enfatizó que frente al fenómeno del crimen y la violencia los países de la región adoptaron medidas represivas de mano dura y endurecieron los castigos a los delincuentes, pero las intervenciones preventivas fueron discontinuadas o abortadas porque no produjeron resultados a corto plazo.

    Población penal

    La consultora del BM destacó los problemas que existen a nivel de aplicación de justicia, la descoordinación entre los operadores de justicia, la poca eficacia de las reformas penales que han tenido en la región y la creciente concentración población penal en los países de la región que se convierte en una bomba de tiempo en los obsoletos centros penales.

    Frente a todos estos problemas, Rivera Cira sugirió más prevención y menos mano dura en el combate al delito y un balance entre las medidas represivas y las preventivas, sistema de monitoreo de aplicación de los nuevos códigos de justicia y la promoción de proyectos de policía comunitaria, entre otras acciones.

    La presentación del informe que toma como fuente al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo fue en el Foro 'Justicia y Equidad para Todos en América Latina', organizado por la Corte Suprema de Justicia de Honduras y el Banco Mundial.

    • La Corte Suprema de Justicia de Honduras tiene un presupuesto bajo que provoca la existencia de 8 jueces por 100,000 habitantes.
    • En Honduras existe un 52 por ciento de confianza en la justicia. Asimismo, la mitad de la población desconfía de la Policía.