Guardia muere en un intento de repeler ataque armado

Celador fue atacado con fusiles

San Pedro Sula, Honduras

Lo que transcurría como un día normal de trabajo en la vida de un joven guardia de seguridad del supermercado PriceSmart terminó en tragedia al morir a balazos cuando intentaba repeler el ataque de cinco sujetos armados.

Dany Alfredo Umanzor Curry (24) comenzó su jornada laboral ayer a las 6:00 am y a las 6:00 pm del mismo día la finalizaría, pero la criminalidad no se lo permitió.

Según testigos, a las 12:00 del mediodía, el guardia cambió su hora de almuerzo con un compañero y lo cubrió en el momento menos indicado, pues sin imaginárselo serían los últimos instantes que estaría con vida.

“Él le dijo al compañero que almorzara, que él lo iba a cubrir porque en ese momento no tenía hambre sin imaginarse la tragedia”, dijo uno de sus compañeros en la escena del crimen.

Instantes después de que el celador ocupara su puesto de trabajo en la entrada principal del negocio, un vehículo turismo entró al estacionamiento a toda velocidad y atrás de él una camioneta.

Repele ataque

Según testigos del hecho, al menos dos sujetos armados bajaron de la camioneta y comenzaron a disparar en contra del conductor del turismo identificado como Dennis Bonilla Guzmán, quien buscó refugio en el interior del supermercado.

El guardia al ver en riesgo la vida de los clientes y en función de su trabajo intentó repeler el ataque armado disparando en contra de los criminales con un revólver calibre 38, mientras los matones lo atacaban a él con fusiles AR-15.

En el cruce de fuego, varios clientes se lanzaron al suelo para salvar sus vidas.

Umanzor Curry fue herido de bala mientras intentaba ahuyentar a la banda criminal, después gravemente herido intentó buscar refugio en el interior del supermercado, pero falleció segundos después debido a las múltiples heridas.

Familiares de la víctima indicaron que él era originario de Minas de Oro, Comayagua, y que hace tres años laboraba como guardia de seguridad para la empresa Servicios Especiales de Seguridad ( SES).

“Él emigró de su casa por querer darles un futuro a sus dos hijos de tres y siete años, empezó trabajando de albañil y ahora estaba bien alegre con el trabajo que tenía”, dijo uno de los familiares.

Los dolientes entre las lágrimas y la indignación pidieron a las autoridades que resuelvan el caso y capturen a los responsables del crimen, temen que sea otro crimen que quede en la impunidad.

La Prensa