“Mataron su cuerpo pero no su alma, ella se fue con Dios”

Karol Alvarado fue la joven estudiante de medicina que murió en el ataque en PriceSmart el lunes.

Los familiares de Karol Alvarado lloraron desconsoladamente al saber la noticia.
Los familiares de Karol Alvarado lloraron desconsoladamente al saber la noticia.

San Pedro Sula, Honduras.

El sueño de Karol Floribel Alvarado Alvarado (25) era convertirse en doctora y montar una clínica en su pueblo natal, San Jerónimo, Copán, para ayudar a las personas de escasos recursos.

La joven estudiante del tercer año de la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs), al salir de clases ayer al mediodía decidió con un grupo de compañeros y amigos ir a almorzar al Food Court de PriceSmart ya que uno de los muchachos estaba cumpliendo años y quisieron festejar.

Minutos más tarde el ambiente ameno, de celebración, se volvió en nerviosismo, llanto, dolor y luto. Ya que los disparos que se oyeron en el parqueo irrumpieron las risas de los jóvenes y acabaron con la vida y los sueños de una muchacha que solo quería ser doctora.

Excelente alumna

Karol Floribel, desde niña estuvo en el cuadro de honor del Centro Básico Las Américas, en San Jerónimo, en donde hizo la primaria.
Unos años más tarde, en busca de sus sueños, emigró a San Pedro Sula en donde ya vivían unos hermanos. La jovencita ingresó al instituto José Trinidad Reyes, en dicho centro educativo se graduó de perito mercantil y contador público con buenas notas.

Luego ingresó a la Unah-vs a estudiar Medicina, en donde siguió con sus buenas calificaciones. “Siempre fue una buena alumna, era muy aplicada sacaba solo notas de 100%.

Al graduarse de médico quería poner una clínica en el pueblo para ayudar a las personas que más lo necesitaban”, contó una prima de la joven fallecida. “Karol era una buena niña, era buena hija, hermana, prima compañera y amiga. Era una niña muy tierna. Cuando estaba pequeña jugaba haciendo ollas de barro y decía que era una princesa. Hacíamos coronaciones y ella participaba”, recordó un familiar de la víctima.

A celebrar un cumpleaños

“Mi hermana se fue a celebrar el cumpleaños de un compañero, contaron que cuando estaban el tiroteo ella se tiró al piso y en lo que levantó la cabeza para ver le cayó un disparo en la cabeza y la mató”, dijo el hermano de la joven, quien agregó que su madre está atravesando por un terrible momento ante la pérdida de su hija.
“No nos esperábamos está noticia tan trágica. Mi mamá está recién operada y con esto tan doloroso está peor”, manifestó el joven.

“Ella era un ángel para nosotros. Mataron su cuerpo, pero no su alma porque esa se fue con Dios”, manifestó.

Luego del levantamiento el cadáver de la joven fue llevado a Medicina Forense en donde anoche sus restos mortales les fueron entregados a sus familiares, quienes los trasladaron a San Jerónimo, Copán, donde fueron velados y hoy serán sepultados.

La Prensa