Honduras: Acribillan a un hombre y su hijo de siete meses en Olanchito

Carlos Josué Carrillos cargaba a su bebé en brazos cuando fue atacado a balazos enfrente de su vivienda.

Familiares de las víctimas están destrozados ante el abominable crimen.
Familiares de las víctimas están destrozados ante el abominable crimen.

Olanchito, Yoro, Honduras.

Un bebé de apenas siete de meses se convirtió en otra víctima de la ola de violencia que azota a Honduras.

El pequeño José Emilio Carrillos era cargado por su padre, Carlos Josué Carillos (23), cuando este fue atacado a balazos la noche del jueves en la colonia Libertad Norte del municipio de Olanchito, departamento de Yoro.

El repudiable hecho criminal ocurrió a eso de las 7:00 pm frente a las canchas de futbolito Galves Sport, unos 200 metros al sur del hospital Aníbal Murillo.

Ver especial multimedia: Crímenes contra menores en Honduras

Según el informe policial, Carlos Josué Carrillo, quien era propietario de un negocio en el Mercado Municipal de Olanchito, llegó a su vivienda en su carro.

Tras bajarse del auto y mientras cargaba a su bebé en brazos y caminaba a la puerta de su casa fue atacado a tiros por varios hombres que se escondían en los alrededores, aprovechando que no había energía eléctrica.

Padre e hijo fueron trasladados de inmediato al hospital, pero ya nada se podía hacer: la muerte de ambos fue inmediata.

Fredy Carillos, padre del comerciante, entre lágrimas condenaba la barbarie. “Me mataron a mi hijo, pero asesinar a un niño de tan solo unos meses es un crimen de los más repudiable, ojalá la Policía haga algo, esto no es posible”, expresaba entre el llanto.

Según testigos, los criminales se escondían dentro de unos apartamentos contiguo a la viviendas de las víctimas.

Las autoridades policiales iniciaron las investigaciones del caso, pero hasta ayer no reportaban capturados por el doble crimen que mantiene consternados a los habitantes de Olanchito.

Jorge Vásquez, jefe de la Policía de Olanchito, expresó que los homicidas aprovecharon que no había energía eléctrica para cometer el hecho.

“Estamos recabando más información sobre el caso, ya hay un equipo de investigación trabajando fuerte para dar con los responsables del crimen”, aseveró.

Vásquez dijo que se decomisó un vehículo que fue dejado abandonado y se presume que en él huyeron los asesinos.

Según informe, en lo que va de 2014, Olanchito es el octavo municipio más violento de Honduras, a la fecha se reportan más de 36 personas que han perdido la vida de forma violenta.

La Prensa