Pandilleros hondureños ofrecieron L6 millones para quedar libres

La Fiscalía acusa de cinco delitos a 14 pandilleros capturados el domingo en el sector de la Rivera Hernández de San Pedro Sula.

Responsabilizan a Olvin Arriaga, el “Porking”, de asesinar a Anthony Castellanos (13) y Luis Hernández (12).

San Pedro Sula, Honduras.

Los mareros de la 18 capturados el domingo tienen en su haber un rosario de delitos graves por muchos de los cuales habían sido enjuiciados, pero las autoridades los dejaban en libertad.

Entre ellos se les imputa el asesinato de niños en la colonia La Pradera

En una conferencia de prensa ofrecida ayer por las autoridades de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) se informó que Elio Guillén Gutiérrez, alias el Genio, fue detenido por portación ilegal de armas y asociación ilícita en perjuicio del Estado de Honduras. También pendía sobre él una orden de captura por asesinato, homicidio, robo y asociación ilícita emitida el 30 de agosto de 2011.

Vea especial: muerte de niños

Olvin Reynaldo Arriaga Baca, alias el Porking, otro de los jefes de la pandilla 18, según las autoridades de Fusina está vinculado directamente a los crímenes en serie de menores de la colonia La Pradera.

Las averiguaciones policiales también establecen que alias el Genio es otro de los autores de los crímenes de los niños.

Rudy Alberto Rodríguez Solórzano fue detenido por facilitación de transporte de droga el 18 de enero de 2014 y andaba libre, según la información dada en la conferencia de prensa por el jefe regional de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), Manuel Calderón.

El jefe policial informó que otro de los detenidos de nombre Henry David García, alias Liro, fue detenido el 9 de julio de 2003 por hurto. A García también lo capturaron por asociación ilícita el 29 de diciembre de 2001.

Carlos Roberto Maradiaga, alias el Gordo, otro de los detenidos el domingo, ya había sido capturado el 28 de junio de 2012 por portación ilegal de armas y asociación ilícita. También tenía una orden de captura por robo y portación ilegal de armas, fue detenido por esos delitos, pero también salió libre.

Calderón dijo que los supuestos nombres de los tres pandilleros que murieron en el lugar del enfrentamiento son Lorenzo Antonio Bulnes Zelaya, Osmán Mendoza López y Leonel Amílcar Calderini Barahona, este último había sido detenido el 18 de enero de este año por posesión ilegal de armas prohibidas y de munición de armas prohibidas, también fue detenido el 22 de febrero por portación ilegal de armas, pero fue dejado libre en las dos ocasiones.

El jefe policial manifestó que el 60% de los homicidios ocurridos en San Pedro Sula en los dos últimos años han sido cometidos con el tipo de armas decomisadas a los pandilleros, ya que en las escenas de los crímenes se han recabado casquillos que concuerdan con los fusiles decomisados.

Intento de soborno

El jefe regional de Fusina, German Alfaro, dijo que alias el Genio ofreció a miembros de la Policía Militar seis millones de lempiras para que los dejaran en libertad.

Dijo que la industria del crimen organizado deja una ganancia al año arriba de los dos mil millones de lempiras en competencia con los tres mil millones que deja la Tasa de Seguridad y “allí es un poder relativo de dos a uno que en términos militares es muy significativo para la toma de decisiones”.

“Le estamos dando seguimiento a lo de la judicialización del caso para que no queden vacíos que permitan que estos individuos salgan de la cárcel y que sigan cometiendo fechorías”, manifestó Alfaro.

Los mandan al presidio

Elvis Guzmán, portavoz en la zona norte del Ministerio Público, informó que a 14 de los 19 pandilleros se les presentó requerimiento por asesinato en su grado de ejecución de tentativa, tenencia ilegal de armas de fuego prohibidas y comerciales y munición de guerra, uso indebido de uniformes e insignias de uso policial y militar, adquisición de vehículo automotor robado y asociación ilícita.

“Todos estos elementos fueron acreditados y el Juzgado determinó remitirlos a todos al presidio de San Pedro Sula quedando prevista la audiencia inicial para el viernes a las 9:00 am en el Juzgado Unificado de lo Penal ante un juez con jurisdicción nacional”, informó Guzmán.

El portavoz agregó que a Olvin Reynaldo Arriaga Baca, alias Porking, se le acusó del asesinato de Anthony Castellanos Raudales (13) y Luis Edgardo Hernández (12), ambos residentes en la colonia La Pradera de San Pedro Sula y ultimados el pasado 28 de abril en las cañeras de la 33 calle en las cercanías del estadio Olímpico.

“Entre el grupo de pandilleros ha sido identificado Olvin Reynaldo Arriaga Baca, alias el Porking, a él se le acusó de asesinato en perjuicio de los menores Anthony Castellanos Raudales y Luis Edgardo Hernández”, dijo Guzmán.

Según las investigaciones hechas por la Fiscalía de Delitos contra la Vida, el Porking, quien tiene tatuado el número 666 en la frente, llegó a la casa de Héctor Alejandro Medina Alcerro, el Tío, en un carro Toyota Corolla verde sin placas a recoger a los niños, quienes habían sido torturados para llevarlos a las cañeras y matarlos por negarse a seguir colaborando con la mara.

“Con una pistola los sacó de la casa, los metió al baúl del carro y los trasladó a las cañeras y los mató. Hay abundante información de estos hechos que implican a este individuo, y para culminar la investigación en un 100%, solamente faltan dos personas más que capturar. Ellos participaron de manera directa en la muerte de los menores en el sector de La Pradera”, aseguró Guzmán.

Por los crímenes de tres de los nueve niños ultimados en similares condiciones y residentes en la colonia La Pradera y Calpules guarda prisión Héctor Alejandro Medina Alcerro, alias el Tío, ya que en su casa fue donde torturaron a dos de los menores y mataron a Kenneth Alejandro Castellanos Raudales (7).

Según información recabada por las autoridades fiscales, entre el grupo de pandilleros arrestados algunos venían de Tegucigalpa a tomar el control de la pandilla 18 en San Pedro Sula y ejecutar varias acciones que ya tenían planificadas.

“La investigación continúa abierta por la Policía tratando de establecer todos estos elementos en los que están implicados estos individuos y así presentar nuevos requerimientos”, apuntó Guzmán.

La Prensa