Buscan a líder de la pandilla 18 por asesinatos de niños en Honduras

Las autoridades hondureñas realizan allanamientos en la colonia Santa Mónica de San Pedro Sula buscando a un líder de la pandilla 18 quien supuestamente estaría vinculado a los crímenes contra niños en el sector de La Pradera.

Las autoridades realizan distintos allanamientos en la colonia Santa Mónica de San Pedro Sula, Honduras en busca de un líder de la mara 18.<br/>
Las autoridades realizan distintos allanamientos en la colonia Santa Mónica de San Pedro Sula, Honduras en busca de un líder de la mara 18.

San Pedro Sula, Honduras

Miembros de la Policía Nacional de Honduras buscan dentro de la colonia Santa Mónica en San Pedro Sula a un supuesto líder de la mara 18 quien estaría vinculado con el crimen de los niños en la colonia Pradera.

Desde el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, hasta la ONU han condenado los asesinatos contra menores en el país.

En las últimas dos semanas se han reportado más de una decena de muertes violentas contra menores en diferentes municipios, pero los crímenes registrados en la colonia Pradera han conmocionado a los hondureños.

El domingo último, en San Pedro Sula, miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) entraron en un centro correccional de menores, desarmaron a los guardias y lanzaron una granada, lo que causó la muerte de cinco integrantes de la Mara 18 (M-18).

Ese mismo día, un hombre mató a cuchilladas a una niña de 13 —a quien violó— y a sus hermanitos de 10, 7 y 2 años, en Limón, departamento de Colón, 700 km al noreste de Tegucigalpa.

La desgarradora escena de la abuela consumida por el dolor, transmitida por la televisión, y las noticias de los otros crímenes han sacudido a una sociedad con el récord mundial de homicidios, 79 por cada cien mil habitantes, según el Observatorio de la Violencia, de la Universidad Nacional.

Las muertes de niños desataron las críticas a la política de seguridad, con participación militar protagónica, que emprendió Hernández tras asumir la presidencia el 27 de enero último, prometiendo “mano dura” contra los criminales.

La Prensa