Más noticias

Cada 13 horas asesinan a una mujer en Honduras

En 41 meses de gestión del Presidente Porfirio Lobo se reportó la muerte violenta de, al menos, 1,823 mujeres, que representan el 50% del total registrado desde el año 2002.

El 90 por ciento de los crímenes de mujeres permanecen en la impunidad, según el Conadeh.
El 90 por ciento de los crímenes de mujeres permanecen en la impunidad, según el Conadeh.

San Pedro Sula, Honduras

La noche del pasado 2 de abril, Leticia Suyapa Mendoza Muñoz (41) y sus hijas Ricsy Mabel Pérez Mendoza (20) y Linda Suyapa Mendoza Muñoz (17) se fueron a dormir temprano porque debían madrugar para asistir a sus trabajos y la menor, al colegio.

Horas después, la humilde casa en que vivían en la colonia Sabillón Cruz, Chamelecón, se convirtió en el escenario de una matanza: madre e hijas fueron asesinadas y aún no hay detenidos por el crimen, ni siquiera una investigación de oficio de las autoridades.

Madre e hijas son parte de las 3,613 mujeres que perdieron la vida violentamente entre 2002 y junio de 2013 (11 años y medio), según un informe divulgado por el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), que además establece como uno de los principales hallazgos que más del 90% de los casos se encuentran en la impunidad por falta de investigación.

“En Honduras persiste una grave desigualdad y discriminación contra las mujeres, que limitan el ejercicio pleno de sus derechos humanos y libertades fundamentales, lo cual se traduce en formas de violencia en los ámbitos públicos y privados”, expresa Ramón Custodio, titular del Conadeh. Añade que es motivo de preocupación el incremento anual de muerte violenta de mujeres, sobre todo por el ensañamiento y el tipo de violencia utilizada en cada caso.

El ensañamiento del victimario o los victimarios es, sin duda, el más grave delito de violencia contra el sexo femenino, señala el documento.

Custodio condenó la violencia a que están expuestas las mujeres en el país y lamentó que en los últimos tres años y medio un promedio de 45 perdieran la vida mensualmente en circunstancias violentas.

Las cifras de violencia

En promedio, Honduras registró en 2010 la muerte violenta de 32 mujeres mensuales, cantidad que aumentó a 43 en 2011, un año después se incrementó a 50.5 y cerró en el primer semestre de 2013 en 54 víctimas por mes.

El ombudsman lamentó la persistencia de una acción estatal no diligente ante esta problemática, en la cual, incluso, no existen estrategias preventivas ni investigativas, situación que contribuye al predominio de la impunidad.

Por ello les exigió a las autoridades encargadas de la seguridad en el país ser más eficaces en sus actuaciones hasta dar con el responsable o los responsables y ponerlos a la orden de los tribunales.

Se estima que más del 90% de los victimarios de mujeres son “desconocidos” para las autoridades encargadas de la investigación.

De acuerdo con el comisionado, en 41 meses de gestión del presidente Porfirio Lobo (2010 a junio 2013) se reportó la muerte violenta de, al menos, 1,823 mujeres, que representan el 50% del total de víctimas registradas desde 2002.

La violencia que sufre el sexo femenino en Honduras es de tal magnitud que en el primer año de gobierno del presidente Porfirio Lobo se registró la muerte de 385, cifra que aumentó a 512 en 2011 y cerró 2012 con 606, es decir un promedio durante este último año de 50.5 mensuales o 1.66 víctimas diarias.

La muerte violenta de mujeres experimentó un alza significativa en los últimos años si se toma en cuenta que en 2010 se reportaban, en promedio, 32.08 víctimas mensuales o una cada 23 horas, mientras que, en el primer semestre de 2013, el promedio aumentó a 55.33 mensuales o una cada 13 horas.

Víctimas de armas de fuego

Se estima que alrededor del 77% de las víctimas femeninas mueren por arma de fuego; el resto perdió la vida por heridas de arma blanca y asfixia por estrangulamiento, entre otros.

El documento señala que la mayor parte de ellas pierden la vida violentamente en plena calle y en la vivienda donde residen, otras son encontradas en abismos, taxis, hospedajes, hoteles, solares baldíos y hasta en la orilla de los ríos.

El informe establece que 6 de cada 10 mujeres son ultimadas por sus victimarios en plena vía pública. Otras víctimas pierden la vida en su lugar de trabajo, en solares baldíos, transporte privado o público y, en algunos casos, en hoteles.

Solo en 2012, alrededor de 369 mujeres, que representan el 61% de las víctimas, perdieron la vida en la zona urbana y 237 (34%) en la zona rural.

Los barrios y colonias de Tegucigalpa y San Pedro Sula son los lugares de mayor peligro para ellas, ya que es donde se registra el mayor número de muertes violentas.

Los principales victimarios son, en su mayoría, personas desconocidas, pero en algunos casos el principal responsable es el compañero o excompañero de hogar, un familiar, el novio o exnovio o miembros de maras.