Inicia juicio por crimen de Aníbal Barrow

Gabriel Armando Castellanos, alias “El Chele” es acusado del asesinato del periodista

Gabriel Armando Castellanos supuestamente cometió el crimen siendo menor de edad.
Gabriel Armando Castellanos supuestamente cometió el crimen siendo menor de edad.

San Pedro Sula. Gabriel Armando Castellanos Pérez (18), alias “El Chele”, implicado en el asesinato del periodista e ingeniero Aníbal Barrow, compareció ayer a los tribunales sampedranos a juicio oral.

A Castellanos Pérez la Fiscalía de la Niñez lo acusó por la infracción penal de asesinato en perjuicio de Barrow. Según las investigaciones “El Chele” fue quien le disparó al comunicador y es por ello que en el debate oral que inició ayer el Ministerio Público aportó varias pruebas documentales, periciales y testificales, entre ellas cuatro testigos protegidos, los cuales son contundentes para lograr la sentencia condenatoria.

El juicio que se desarrolla en el Tribunal de Sentencia es de carácter privado porque se está ventilando a través del Juzgado de la Niñez ya que al imputado se le está juzgando como menor porque tenía 17 años cuando cometió el crimen.

Barrow fue plagiado el 21 de junio de 2013 en las cercanías del estadio Olímpico. Ese mismo día fue ultimado, pero sus restos fueron hallados el 9 de julio en una laguna en Siboney, Dos Caminos, Villanueva.

Su supuesto asesino fue aprehendido el 24 de septiembre, luego de que asaltara un taller de mecánica en San Pedro Sula. Fue remitido por robo y portación ilegal de armas. Un testigo protegido lo identificó plenamente como la persona quien disparó contra el ingeniero.

Las autoridades policiales señalan que ocho personas están implicadas en el crimen del periodista que son Gustavo Armando Durán Banegas, Delmer Donael Durán Banegas, José Hernán Díaz Mejía alias “El Choco”, Ibis Laurent Lara Pereira y Héctor Noel Baquedano Galindo, alias “El Gordo”, que ya están en prisión.

Continúan prófugos Denis Omar Ramírez Martínez, alias “El Diablo” y Heber Natanahel Mendoza Contreras.

La Prensa