12/08/2022
01:27 AM

Más noticias

Decomisan pólvora valorada en L2 millones

Vehículo se incendió cuando trasladaba cargamento de pólvora. Policía Municipal y Fusina encabezaron un megaoperativ.

Tegucigalpa, Honduras

Un golpe a la actividad ilegal de comercialización de pólvora asestaron ayer las autoridades.

Se estima que más de tres millones de explosivos fueron decomisados durante una operación ejecutada por elementos de la Policía Municipal e inspectores del Juzgado de Policía y de Fusina.

El millonario decomiso fue el resultado de la intervención de la bodega de la tienda Base Honduras, ubicada en Comayagüela. La incautación se extendió hasta la vivienda de su propietario, en la colonia Cerro Grande.
La operación inicio a las 6:30 am con allanamientos en cuatro sucursales de la bodega en la zona de los mercados.

Otoniel Molina, portavoz y enlace entre la Policía Preventiva y la alcaldía municipal, informó que la millonaria incautación es el resultado de un proceso de seguimiento de más de dos meses, al propietario de las tienda, José Padilla, por suponerlo responsable de la distribución ilegal de pólvora en los mercados.

Foto: La Prensa

Inicialmente se decomisó un cargamento de explosivos valorado en 50 mil lempiras.

Mientras las autoridades locales focalizaban sus esfuerzos en los mercados, a las 12 del mediodía el Cuerpo de Bomberos atendía 70 llamadas de alarma de los vecinos del sector 4 de la colonia Cerro Grande.

Los denunciantes afirmaban que había un incendio en una bodega clandestina de pólvora y otros afirmaban que se trataba de una vivienda.

Los bomberos se desplazaron hasta el lugar de los hechos y confirmaron que se trataba de un vehículo cargado de pólvora, el cual tomó fuego en el bloque 45 del sector El Mirador. El estallido de los explosivos redujo a cenizas la camioneta y dañó severamente la fachada de un pequeño complejo habitacional de siete apartamentos. Carlos Silva, teniente de la institución, informó que la causa de la explosión fue por inadecuada manipulación de pólvora.

Foto: La Prensa

A las 2:20 pm, las alarmas de las autoridades de bomberos se volvieron a encender; esta vez era el equipo del Juzgado de la Policía Municipal quien pedía el apoyo de los socorristas para realizar una nueva incautación en otra de las bodegas de Base Honduras, en la cual se encontró un cargamento de pólvora valorado en un millón de lempiras.

Tras el decomiso, las autoridades confirmaron que el propietario de las bodegas también era el dueño del vehículo que se incendió en la Cerro Grande, cuyos empleados habían aprovechado para sacar la mercadería de las bodegas con el fin de evitar el decomiso. Fue el teniente coronel Manuel Melgar, jefe de operaciones de Fusina en los mercados de Comayagüela, quien confirmó a las 3:00 pm que a unas cuadras de donde se suscitó la explosión del vehículo se encontraba la casa de Padilla.

Los dirigentes del megaoperativo se desplazaron hasta el sector El Mirador para allanar la vivienda de José Padilla.

En su interior se encontraron explosivos valorados en al menos dos millones de lempiras.
Durante este se sacaron más de 200 cajas llenas de petardos, incluso había potentes juegos pirotécnicos para un show de luces. Los oficiales a cargo de la operación comentaron que hallaron explosivos hasta debajo de las camas.

Al final de la revisión se llenaron cuatro volquetas de la alcaldía con diversos detonantes.

Foto: La Prensa



Acusaciones

Según Otoniel Molina, enlace policial con la alcaldía, al propietario de las bodegas se le aplicará una multa de entre 10 mil a 50 mil lempiras por el Juzgado Municipal. A la vez se procedió a interponer una denuncia ante la Fiscalía de Delitos Comunes por portación ilegal de armas, daños a terceros por la destrucción de la fachada de la vivienda afectada durante la explosión del auto y posesión de un chaleco de uso policial.

Hasta el lugar del allanamiento se presentó el abogado del Padilla, Marlon Duarte, quien afirmó que su defendido tenía un permiso de tránsito de explosivos otorgado por la municipalidad de La Entrada, Copán. “El destino de los explosivos que tenía almacenado mi representado era la ciudad de Danlí, donde no es prohibida la venta y distribución de pólvora, pero aun así fue allanada su vivienda y decomisado el producto”, manifestó.