Cinco muertos deja balacera en San Pedro Sula

Entre las víctimas del ataque en el barrio Suyapa se encuentra una mujer.

San Pedro Sula, Honduras.

Cuatro hombres y una mujer fueron asesinados a balazos en el barrio Suyapa, frente a un negocio de venta de desechables.

El hecho fue ayer a eso de las 7:40 pm, en la 7 calle, 14 avenida, del populoso barrio. Personas que estaban en el lugar relataron que primero ocurrió un accidente entre una motocicleta y un taxi, cuando los conductores de ambos vehículos ya habían llegado a mutuo acuerdo, otros motociclistas llegaron al lugar para apoyar a su amigo y familiar, pero en cuestión de segundos se aparcó una camioneta blanca, marca Ford Explorer, de donde se bajaron cuatro sujetos encapuchados y con fusiles de uso prohibido los atacaron a balazos.

Las víctimas fueron identificadas como Josué Portillo Méndez, quien laboraba en una tienda de un centro comercial, su padre Jock Portillo, propietario de floristerías en el mercado Guamilito, quien llegó al lugar para auxiliar a su hijo.

Los otros fallecidos son Saúl Antonio Pineda, Alberto Hernández y Carmen Jesenia Discua.

collage.1234(1024x768)
Dos de las víctimas eran padre e hijo, los otros tres eran amigos y vecinos de la colonia Gracias a Dios.

Autoridades policiales que estaban en la escena del crimen manifestaron que Josué Portillo Méndez fue quien sufrió el accidente con el taxi, por lo que su padre Jock Portillo lo auxilió, ya habían subido la motocicleta accidentada al carro, cuando otros amigos motociclistas llegaron para apoyarlo, cuando de repente llegó una camioneta Ford Explorer, de donde se bajaron cuatro sujetos encapuchados y los acribillaron.

Los fallecidos eran muy buenos amigos, ya que todos residían en la colonia Gracias a Dios. Pobladores de la zona aseguraron que la balacera duró casi un minuto. Los agentes de Inspecciones Oculares de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) encontraron en la escena del crimen más de 90 casquillos de fusiles AR-15 y AK-47.

Al lugar llegaron familiares y amigos de las víctimas que aseguraron que varios de los asesinados eran miembros de una iglesia evangélica.

Un familiar de Jesenia Discua lamentó el hecho violento y le hizo un llamado a los presentes diciendo: “Esto es un mensaje para que nos olvidemos de las vanidades porque todo es terrenal, busquemos a Cristo”.

Jefes policiales de la zona norte que llegaron al barrio Suyapa informaron que varias patrullas fueron desplazadas por el lugar para tratar de ubicar la camioneta blanca que participó en la masacre.

Una fuente policial manifestó que la mayoría de asesinos se transportan en carros de lujo, que en su mayoría son robados, por lo que activaron las alertas a todas las radiopatrullas del Valle de Sula, para tratar de ubicar a los hechores.

IMG_6883.2(1024x768)

La Prensa