Requerimiento contra uniformada por abuso de autoridad

Reyna Jirón, inspectora de Policía, es señalada por el supuesto delito de abuso de autoridad y detención ilegal.

La acción fue presentada por la Fiscalía Especial de Derechos Humanos (Fedh). Foto referencial.
La acción fue presentada por la Fiscalía Especial de Derechos Humanos (Fedh). Foto referencial.

Tegucigalpa, Honduras

Un requerimiento fiscal fue interpuesto este lunes en contra de Reyna Iris Jirón Chávez, inspectora de Policía, por los supuesto delitos de abuso de autoridad y detención ilegal en perjuicio de la administración pública y la seguridad interior del Estado.

La acción fue presentada por la Fiscalía Especial de Derechos Humanos (Fedh) después de que presuntamente Jirón ordenara la detención de Dennis David Marques Vásquez y por aplicar sanciones fuera de su competencia.

"El día martes 10 de marzo de 2015 a las 8:40 am el señor Marques Vásquez se encontraba conduciendo un autobús de la ruta La Esperanza-Siguatepeque y viceversa, por lo que decidió estacionarse a media cuadra de la terminal de autobuses de el barrio Abajo de la ciudad de la Esperanza con el objeto de cargar unos fardos de ropa de algunos pasajeros", informa el Ministerio Público en un comunicado.

Agrega que al lugar "llegó la inspectora de Policía Reyna Iris Jirón quien le indicó que estaba cansada de decirles que no podía recoger pasajeros, ni cargar fuera de la terminal de buses, por lo que le pidió su licencia de conducir y ordenó al policía Abimael Chavarría que le hiciera una esquela por dos infracciones; una por desatender la señales o advertencias de tránsito y la segunda por estacionarse en la calle, ambas disposiciones de la Ley de Transito".

Posteriormente la oficial pidió al señor Marques que se bajara del vehículo y procedió a detenerlo subiéndolo a la patrulla policial para luego trasladarlo a la Unidad de Prevención Policial (Uded) donde estuvo detenido por 24 horas.

Las autoridades determinaron que la conducta de la imputada se subsume en los tipos penales de abuso de autoridad y detención ilegal.

La Prensa