Video identifica a policías en atraco a tres ciudadanos

Un juez con jurisdicción nacional ordenó la captura de los dos policías que supuestamente cometieron los delitos cuando andaban patrullando.

Juan Carlos Toro y Enrry Adalberto Reyes están en prisión por orden del juez.
Juan Carlos Toro y Enrry Adalberto Reyes están en prisión por orden del juez.

San Pedro Sula, Honduras.

Por los delitos de robo agravado, robo de vehículo agravado y abuso de autoridad fueron enviados a prisión los dos policías capturados porque supuestamente despojaron de 570,000 lempiras a unos ciudadanos.

Ayer, un juez de jurisdicción nacional adonde comparecieron en audiencia de declaración de imputado les decretó la detención judicial a los policías Juan Carlos Toro Enamorado (33) y a Enrry Adalberto Reyes (39).

Según el requerimiento, el 14 de enero aproximadamente a las 10:15 am tres ciudadanos se conducían en un vehículo 3.0, doble cabina por la 7 calle hacia la Zona Viva, cuando dos policías en un motocicleta les hicieron señal de parada y al atender el llamado los uniformados les indicaron que se bajaran del carro.

La acusación indica que no habían pasado ni 20 segundos cuando al lugar llegó un turismo Toyota, Corolla, color champán, del que se bajaron tres individuos que se identificaron como agentes de la desaparecida DGIC, y dijeron estos son los que andamos investigando, refiriéndose a los tres ciudadanos.

Los policías contestaron: “Ah, estos son los que andaban investigando” y luego les indicaron que se subieran al vehículo doble cabina, el que también abordaron los tres sujetos y estando dentro obligaron a conducir a uno de los ciudadanos mientras iban despojándolos de sus pertenencias, entre esas, los 570,000 lempiras que las víctimas llevaban para depositar en un banco.

Los delincuentes bajaron a los tres hombres en la colonia La Unión y el carro fue abandonado en la colonia Islas de El Progreso. Con los videos de cámaras de seguridad, los investigadores lograron identificar que la motorizada M2-132, conducida por Juan Carlos Toro y Enrry Adalberto, va detrás del carro de las víctimas.

La Prensa