Pastor hondureño violó a 4 niños en nombre de Dios   

Les decía que Dios le había revelado que algo malo le iba suceder a la familia de ellos.

Foto referencial.
Foto referencial.

Tegucigalpa, Honduras

Franklin Geovanny Cabrera Sierra, pastor de la iglesia evangélica Resurrección de Cristo, fue declarado culpable por ocho delitos de violación especial en perjuicio de cuatro niños que al momento de los hechos eran menores de 14 años.

La decisión la tomó la Sala I del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, capital hondureña, tras un juicio que duró largo tiempo.

Cuatro de los delitos serán penalizados conforme lo estipula el artículo 140-1 del Código Penal reformado que establece una pena de 15 a 20 años de reclusión, los cuatro delitos restantes, con 9 a 13 años de reclusión por el hecho de haber sido cometidos antes de la reforma del Código Penal.

Los delitos sucedieron durante 2004, 2005, 2009 y 2012 con cada uno de ellos, hechos que el imputado cometía tanto en la iglesia como en la casa de habitación de dicho pastor.

El pastor aprovechaba su condición de líder y cometía los ilícitos utilizando el mismo patrón con los cuatro niños diciéndoles que Dios le había revelado que algo malo le iba suceder a la familia de ellos y que para evitarlo, tenían que tener un acercamiento del cuerpo a través de relaciones sexuales con él.

Estos abusos sexuales sucedieron en la Colonia Altos de la Independencia de Comayagüela. La audiencia de determinación de la pena se realizará el 3 de agosto próximo a las 9:00 de la mañana.

La Prensa