Aseguran hospital privado vinculado a testaferros de los hermanos Valle

El centro hospitalario está valorado en unos 6 millones de lempiras.

Ayer desde tempranas horas, el Ministerio Público aseguró este centro hospitalario de capital privado en Sabá, Colón.
Ayer desde tempranas horas, el Ministerio Público aseguró este centro hospitalario de capital privado en Sabá, Colón.

Sabá, Colón

La Fiscalía contra el Crimen Organizado siguió ayer con las actividades de aseguramiento de bienes que estaban en poder de supuestos testaferros de los hermanos Valle Valle en el municipio de Sabá, departamento de Colón.

Estas acciones son parte de la Operación Errabundo, que el Ministerio Público inició desde el pasado lunes simáltaneamente en los departamentos de Colón, Yoro y Choluteca, y que busca asegurar todos los bienes y propiedades que están registradas a nombre de Orlando Pinto Espino y José Daniel Pinto Aguilar. Las autoridades vinculan a estos de ser testaferros de los hermanos Luis Alonso y Arnulfo Valle Valle, quienes guardan prisión en un cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos por el presunto delito de tráfico de drogas.

Las actividades de aseguramiento se ampliaron ayer con el aseguramiento del hospital privado Centro Médico del Atlántico y dos residencias en el barrio el Coyol en Sabá, Colón; esto traspasado a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi).

Las autoridades informaron que este centro hospitalario pertenece a una sociedad, en la que uno de los sospechosos es dueño del 50% de las acciones, las que están valoradas en unos seis millones de lempiras, indicaron.

Este centro asistencial fue construido hace más de cinco años y es uno de los más modernos de esta ciudad. Aunque la presencia de los agentes de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) y elementos militares causó cierto grado de hermetismo en los pacientes de este hospital, las atenciones continuaron funcionando con normalidad.

Horas más tarde, las autoridades aseguraron dos casas que están cerca del sanatorio.
El pasado lunes en la colonia Bella Vista, de Sabá, el Ministerio Público aseguró dos lujosas residencias que estaban a nombre de los hermanos José Daniel Pinto Leverón y Jairo Humberto Pinto Leverón, hijos de uno de los supuestos testaferros de los Valle.

Las residencias estaban ocupadas por las esposas de los dos antes mencionados, aseguró un agente antinarcótico que participó en la operación.

Aunque no hay órdenes de captura contra estas personas, estos tendrán la oportunidad de acreditar la procedencia de sus bienes ante el Juzgado de Privación de Dominio.

La Prensa