Más noticias

Dos horas de terror dejan tres muertos y 41 heridos en penal sampedrano

Armados con pistolas y machetes, los reclusos se opusieron al traslado a otros penales, lo que originó una balacera Los internos tenían escondidos fusiles, granadas y explosivos

VER MÁS FOTOS
El amotinamiento en el Centro Penal de San Pedro Sula dejó como saldo tres personas muertas y 33 heridos.

San Pedro Sula, Honduras

La oposición de los privados de libertad del Centro Penal Sampedrano de ser trasladados a otras cárceles desató una balacera que duró dos horas y dejó tres internos muertos, 41 heridos entre ellos 35 reclusos y seis policías militares.

Los internos anunciaron desde el martes en la noche que se amotinarían y emitieron un comunicado responsabilizando al Gobierno si pasaba una tragedia.

El despliegue de la Policía Nacional y de la Militar comenzó a las 5:00 am. Los uniformados se apostaron afuera del recinto penitenciario y cerraron las calles unos 200 metros a la redonda.

Los privados de libertad estaban dispuestos a matar o morir. Las armas que tenían para hacerle frente a los agentes del orden público y evitar el traslado eran de grueso calibre.

Vea: Fotogalería del amotinamiento en penal de San Pedro Sula

Tenían hasta explosivos de alto poder como granadas de fragmentación y C-4 que estaban enterrados.

Los disparos adentro del penal comenzaron a las 6:30 am. Afuera, los policías esperaban listos con sus armas de reglamento para repeler en cualquier momento, mientras los privados de libertad se paseaban sobre el techo con pistolas y machetes en mano.

Para controlar los disturbios causados por los reclusos se lanzaron bombas con gases lacrimógenos, humo que se expandió hasta las afueras del recinto penitenciario.

Fotos: Lista de heridos en motín del penal

amotinamiento en penal de San Pedro Sula(800x600)
Agentes de la Policía Militar y de la Policía se enfrentaron con los reclusos amotinados.
JE AMOTINAMIENTO1(800x600)
Cinco policías militares resultaron heridos tras enfrentarse con los privados de libertad.

Mediador

A eso de las 8:00 am, ingresó al penal el mediador del conflicto, monseñor Rómulo Emiliani, obispo auxiliar de la diócesis de San Pedro Sula. A pesar de que el sacerdote estaba dentro del recinto penitenciario, el intercambio de disparos continuaba. El fuego era cruzado.

Monseñor Emiliani salió hora y media después y declaró que la situación fue difícil de controlar y que fue muy tensa. “Pudo haber sido peor”, declaró el prelado.

Afuera del presidio aguardaban los cuerpos de socorro para atender las emergencias. El traslado de los internos y los militares heridos a los hospitales Mario Catarino Rivas y Militar comenzó a eso de las 9:00 am en las ambulancias de la Cruz Roja, Bomberos y la Policía Militar.

Los minutos transcurrían y la incertidumbre se apoderaba de los familiares de los reclusos, quienes se apostaron atrás de las vallas colocadas para no permitirles el paso.

Madres, hermanas y esposas gritaban preguntando por el estado de sus parientes. Algunas mujeres hasta se desmayaron y tuvieron que ser auxiliadas.

“Mi hijo, ¡ay mi hijo!, no sé nada de él. Nadie se acerca a darnos información. Yo venía a dejarle el desayuno, no queremos que los trasladen”, clamaba una madre.

José Antonio Coello, portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), informó que a raíz de esta operación las autoridades vuelven a tomar el control del Centro Penal Sampedrano.

Jorge Rodríguez Montoya, portavoz de la Policía Nacional en la zona norte, manifestó que se investigará el ingreso de las armas al presidio. Dijo que los fallecidos portaban dos pistolas calibre nueve milímetros.

res.1755(800x600)