Más noticias

Matan a machetazos a niño y dejan herido de gravedad a su hermanito

El pequeño Erick Mauricio Villeda Mata (11) se convirtió en una víctima mortal más de las enemistades entres dos familias en Copán.

El pequeño Juan Carlos Villeda está interno en el hospital Mario Rivas.
El pequeño Juan Carlos Villeda está interno en el hospital Mario Rivas.

San Pedro Sula, Honduras.

Enemistades personales de sus parientes es el móvil que investigan las autoridades tras el crimen del niño Erick Mauricio Villeda Mata (11), quien murió ayer en el hospital Mario Catarino Rivas de esta ciudad.

En ese hospital también se debate entre la vida y la muerte su hermanito Juan Carlos Villeda Mata (7), quien tiene heridas de machete y golpes en la cabeza.

El ataque criminal ocurrió en la aldea La Laguna del municipio de El Paraíso, Copán.

María Reyna Mata, abuela de los dos menores, relató que el lunes sus nietos fueron a traer ocote a las 8:00 am.

A eso de las 12:00 del mediodía, cuando los niños regresaban a su casa con unos tercios de ocote fueron interceptados por desconocidos, quienes los golpearon y atacaron a machetazos.

hr niños_3 040315(1024x768)
María Mata, abuela de los pequeños, dijo que el ataque a sus nietos fue el lunes.

La abuela de los menores relató que a las 2:00 pm, cuando unos jornaleros y el auxiliar de la aldea volvían a sus casas, encontraron a los niños moribundos a mitad del camino.

Los hermanitos fueron trasladados a un centro asistencial del municipio de El Paraíso y de allí fueron remitidos al hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula por la gravedad de las heridas. Erick Mauricio murió y Juan Carlos se encuentra grave. Al preguntarle si sabe quiénes los atacaron, la abuela de los pequeños manifestó: “Seguro que fueron los enemigos que mataron hace tres años a la mamá de ellos, mi hija María Enriqueta Villeda Mata”.

La señora explicó que la enemistad es con una familia de apellido Ramírez. Precisó que un miembro de esa familia al que identificó como Rubén Ramírez está preso en Santa Rosa de Copán por la muerte de otros dos hijos suyos, Bertan Villeda y Bartolo Villeda, a quienes ultimaron hace cuatro años en la aldea La Laguna.

“La enemistad con esa familia y en especial con Rubén Ramírez se originó por el pleito de unas novias con mis hijos.

A mi hija la mataron porque andaba diciendo que ellos (los Ramírez) no eran hombres porque mataron a traición a sus dos hermanos”.