A 5 meses de tragedia rescatan osamentas de 8 mineros en El Corpus

Los cuerpos fueron entregados en ataúdes herméticamente sellados y hoy serán sepultados en diferentes comunidades del sur del país.

Los cuerpos fueron entregados en ataúdes sellados.
Los cuerpos fueron entregados en ataúdes sellados.

Choluteca, Honduras.

Los esqueletos de los ocho mineros soterrados en la mina Cuculmeca de San Juan Arriba, El Corpus, Choluteca, fueron identificados ayer por personal de Medicina Forense y entregados a sus familiares.

El sábado se informó que los restos de los ocho mineros soterrados desde el pasado 2 de julio habían sido encontrados tras varios meses de labores de rescate. La actividad se reanudó hace ocho días por unos 35 “guariceros” (nombre con el que se le conoce a los mineros de la zona). Dos de los cadáveres fueron sacados a la superficie el mismo sábado; el resto fue recuperado ayer domingo.

Por el alto grado de descomposición y deterioro, los restos de los mineros no fueron expuestos ante los familiares y les fueron entregados en ataúdes herméticamente sellados.

Las víctimas fueron identificados como Emilio Muñoz (30), Yovanny Cárcamo Muñoz (18), Arony Zepeda (21), Tito Anduray (25), Olbin Anduray, Óscar Fúnez (23), Santos López (30) y Wilmer Ramírez (22).

La identificación se produjo por la vestimenta que andaban el día de la tragedia, de acuerdo con las especificaciones que relataron los familiares de los trabajadores.

Los cadáveres fueron extraídos de las profundidades de la Mina Cuculmeca en una acción de rescate efectuada por mineros del lugar supervisados por especialistas del Instituto Nacional de Geología y Minas (Ingeomin).

De los 11 obreros enterrados por el alud de tierra y piedra se logró rescatar a tres con vida.

El acceso a la mina Cuculmeca, adonde se hicieron las extracciones desde el sábado, fue restringido por elementos militares, tanto para los dolientes como para los medios de comunicación.

Los familiares solo tuvieron acceso a las fotografías que mostraban la ropa que usaban los mineros el día en que se produjo el derrumbe.

El personal de Medicina Forense se presentó al lugar con 20 horas de retraso e instaló una carpa para los trabajos de reconocimiento.

El coordinador de Ministerio Público de Choluteca, José Villamil, dijo que “las osamentas estaban a unos 16 metros de profundidad de la bocamina. Los parientes de las víctimas vivieron momentos de espectación antes de que los cuerpos de sus seres queridos les fueran entregados.

El entierro se ha previsto para hoy en distintas comunidades de donde eran originarios los mineros.

La Prensa