Dentro de taller de mecánica llegan a quemar dos buses

Casi destruidas quedaron las dos unidades de transporte de pasajeros producto de un incendio.

Elementos del Cuerpo de Bomberos apagaron el incendio en la colonia La Primavera, de la capital.
Elementos del Cuerpo de Bomberos apagaron el incendio en la colonia La Primavera, de la capital.

Tegucigalpa, Honduras

La Policía investiga si hubo mano criminal en el incendio de dos autobuses ocurrido la noche del jueves en la calle principal de la colonia La Primavera, cerca del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) del barrio La Granja, de la capital.

El siniestro ocurrió alrededor de las 10:00 pm en el taller de mecánica Multiservicios Quaker ubicado en la calle principal, el mismo que sirve de estacionamiento para varias unidades del transporte urbano y particulares.

Ambos automotores son de la marca Blue Bird, amarillos, uno de la ruta urbana con registro número 686 y el otro de recién ingreso procedente de Estados Unidos, según informó un agente policial.

Técnicos de la Sección de Inspecciones Oculares de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) se presentaron al lugar para requisar en busca de indicios que ayuden a esclarecer el caso.

También expertos del Cuerpo de Bomberos hacen su parte en las investigaciones sobre el incendio.
Repentino incendio. El teniente Óscar Triminio, de la institución de socorro, confirmó que a las 11:00 pm fueron notificados de un incendio en un taller de mecánica de la zona, por lo que dos carros cisternas y varios bomberos se desplazaron de inmediato al lugar de la emergencia.

En término de 10 minutos lograron apagar las llamas que amenazaban con alcanzar a otros buses que se encontraban en el plantel y la extinción total duró unos 40 minutos, según informó Triminio.

El fuego destruyó los asientos y parte de la carrocería de las dos unidades de transporte colectivo, lo que dejó cuantiosas pérdidas materiales.

bus.216(800x600)

Aunque la Policía prefirió no revelar el nombre de los propietarios, sospechan que en el hecho hubo mano criminal porque las temperaturas eran bajas y consideran imposible que tomaran fuego por sí solos.

Se supo que en el taller de mecánica no hay vigilante y que nadie estaba al momento del siniestro.

Trabajar en el transporte se ha convertido en una ruleta de la muerte en Honduras debido a los constantes actos violentos que se dan en las unidades, especialmente por asaltos o por el cobro de extorsiones.

La zozobra es máxima en conductores, ayudantes, empresarios o pasajeros en el país, pues los criminales han sembrado el terror en esta actividad laboral.

Un equipo técnico del Ejecutivo afina los últimos detalles de la nueva Ley de Transporte que será presentada ante el Congreso.

La Prensa