Hallan cementerios de narcoavionetas

Soldados de las Fuerzas Armadas descubrieron entre la intrincada selva de La Mosquitia, varios “cementerios” clandestinos donde han sido depositadas decenas de avionetas.

/

Soldados de las Fuerzas Armadas descubrieron entre la intrincada selva de La Mosquitia, varios “cementerios” clandestinos donde han sido depositadas decenas de avionetas que después de cumplir su misión de traer drogas al país fueron enterradas por sus ocupantes en un intento de desaparecer toda evidencia.

Fuentes militares confiaron que el principal cementerio detectado se encuentra ubicada a once kilómetros al sur del municipio de Brus Laguna.

Al parecer, los cementerios fueron construidos por lugareños pagados por narcotraficantes. Ésta sería una nueva modalidad utilizada por los grandes capos de la droga con la intención de no dejar o reducir al mínimo las evidencias.

Es la primera vez que los militares realizan un hallazgo de tal naturaleza, pues en otras ocasiones se han encontrado las avionetas enteras, averiadas o quemadas.

“Hasta ahora, los hallazgos clandestinos de los restos de avionetas son las últimas novedades que hemos materializado en el departamento de Gracias a Dios y en el resto del territorio nacional”, reaccionó el coronel Roger Abraham Maldonado, comandante de la 115 Brigada de Infantería.

“Realmente, que es algo muy impresionante, las personas que se dedican a estas actividades no tienen límites y son capaces de realizar cualquier cosa para su beneficio personal”, agregó.

El hallazgo es producto de fuertes operativos realizados por las autoridades a raíz de la “lluvia” de narcoavionetas que últimamente ha caído en territorio hondureño.

“Yo quiero valorar el trabajo de nuestros valientes soldados que se han entregado de lleno en el combate de este flagelo, para lo cual hemos montado fuertes operativos en toda la región noreste del país, que incluye Olancho, Colón y Gracias a Dios”.

Maldonado apuntó que en el cerco militar que el Ejército le han tendido a los traficantes, participan elementos combinados de la infantería terrestre, Fuerza Naval y Fuerza Aérea.

Usan a los misquitos

El jefe militar estimó que cada vez los narcotraficantes están tratando más de borrar todo tipo de evidencias posibles para despistar a las autoridades que los combaten.

Ahora ya no se conforman con prenderle fuego a las naves, sino que están tratando de enterrarlas, como se ha corroborado con el hallazgo de los cementerios clandestinos.

“Creo que contratan a los misquitos para realizar este trabajo, a quienes les estarían pagando con la misma especie de droga, enfermando la salud de la juventud, aunque en otras ocasiones estos venden el producto despedazado en gramos”. De hecho, para los misquitos constituye una actividad muy rentable desde el punto de vista económico, y el esfuerzo humano es mínimo.

Lo peor del caso, estimó Maldonado, es que estarían entrando en una nueva modalidad de sobrevivir, pero que a la postre les puede resultar peligroso, porque les puede traer consecuencias negativas.

Seguirán buscando

“Actualmente estamos siguiendo la política de nuestros superiores en Tegucigalpa, en cuanto a la detección y captura de avionetas que vienen ilegalmente de América del Sur. Hemos hecho un trabajo efectivo en equipo en la 115 Brigada de Infantería con sus unidades orgánicas bajo su jurisdicción”, apuntó.

“Ya tenemos todas las pistas identificadas están cubiertas por nuestros soldados de las Fuerzas Armadas, mientras continuamos identificando pistas clandestinas mediante los patrullajes navales, terrestres y aéreos”.

De manera preliminar, las informaciones recabadas en el lugar de los hechos establecen que los residuos de los aparatos aéreos pertenecen a avionetas de un motor, dos motores, avión carguero, AN Antonov-28 y posiblemente helicópteros.

Pero, primero hay que examinar todo ese hallazgo para luego determinar su verdadera procedencia, concluyó.

Dato

En lo que va del año al menos 39 de estas naves provenientes generalmente de Venezuela y Colombia han llegado al territorio nacional.

En algunos casos las avionetas son encontradas intactas lo que indica que los narcotraficantes sólo sacaron la droga y la pasaron a vehículos.

La Prensa