La condenan por explotar sexualmente a dos menores en Danlí a cambio de brindarles un techo

El calvario de las menores de edad duró casi medio año, según las autoridades.

La condenada responde al nombre de María Elena Rodríguez Rodríguez (39).
La condenada responde al nombre de María Elena Rodríguez Rodríguez (39).

El Paraíso, Honduras.

Una mujer fue condenada a 15 años de cárcel en Danlí, El Paraíso, zona oriental de Honduras, por el delito de trata de personas bajo la modalidad de explotación sexual en perjuicio de dos menores de edad.

La acusada fue identificada como María Elena Rodríguez Rodríguez (39) y según el informe de la Unidad Transnacional de Investigación Criminal de la Dirección Policial de Investigaciones (UTIC- DPI) una denuncia anónima alertó a las autoridades acerca de actos irregulares en la cantina llamada “Cervecero Kimberly”, conocida por los pobladores de la zona como “La Tarraya”.

En el interior se encontraban dos menores de edad trabajando hasta altas horas de la noche.

Además lea: Capturan a sujeto por presuntamente abusar de su hijo de 11 años en la capital de Honduras

Las averiguaciones hechas por las autoridades policiales establecieron que a finales del año 2017 e inicios del año 2018, las víctimas fueron acogidas por Rodríguez en la aldea El Obraje de Danlí.

Rodríguez tenía una cantina llamada “Cervecero Kimberly” en su casa de habitación. Cuando las menores se encontraban en casa de la imputada, ésta les dijo que le ayudaran a atender los clientes, y que solo así tendrían casa y comida, ellas sintiéndose comprometidas le ayudaban a atender a los clientes.

Transcurrido un tiempo, la mujer las empezó a ofrecer a los clientes a cambio de más dinero, así mismo le daba a las menores alcohol y drogas para anular su voluntad, diciéndoles que con eso estarían relajadas al momento de que fueran explotadas sexualmente por los clientes, situación que duró entre 4 y 5 meses.

El calvario terminó cuando agentes policiales realizaron un allanamiento en la casa de Rodríguez, el pasado 7 de septiembre del año 2018.

En el lugar encontraron varios cuartos preservativos usados y nuevos, además se le decomisó dos teléfonos celulares, con los cuales llamaba a los clientes para coordinar los encuentros sexuales que pagaban los clientes.

Daño psiquiátrico

Tres años después, a causa de lo vivido, las ofendidas presentan daño psiquiátrico, trastorno de estrés postraumático, así cómo depresión con pensamientos suicidas.

Estas fueron remitidas ofendidas al Mario Mendoza para recibir la atención oportuna a través de tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico.

La Prensa