Contador se salvó de morir en atentado que mataron a su jefe Miguelito Carrión

El profesional en Contaduría fue ultimado junto a su compañera de trabajo Isamar Estefany Cortés Lorenzo.

A César Augusto Pérez lo atacaron a balazos dos sicarios cuando iba en su carro.
A César Augusto Pérez lo atacaron a balazos dos sicarios cuando iba en su carro. /

SAN PEDRO SULA.

Las indagaciones en torno al crimen contra César Augusto Pérez partirán de sus labores como contador del extinto Miguel Carrión, informaron las autoridades policiales.

La primera hipótesis que maneja sobre el caso la Policía es que supuestamente la muerte de Pérez está relacionada con su trabajo en las empresas de Carrión.

También investigarán su entorno personal a fin de establecer si existe otro motivo para que le quitaran la vida. Pérez fue ultimado el martes al ser atacado a balazos por dos sicarios en motocicleta cuando se conducía en su carro por la avenida Juan Pablo II de norte a sur en el sector del barrio Medina, sureste.

Los sicarios empezaron a dispararle al automóvil de Pérez media cuadra antes de la 14 calle.

El contador ya herido se metió en el área de estacionamiento de un edificio en la esquina de la 14 calle y la referida avenida.

Los matones persiguieron el carro de Pérez y lo remataron infiriéndole varios balazos.En el ataque que victimaron a Pérez murió su compañera de trabajo Isamar Estefany Cortés Lorenzo (de 29 años), quien también iba en el vehículo.

Las averiguaciones de la Policía establecen que el ahora occiso se salvó de morir en el atentado que mataron a su patrón Miguelito Carrión, junto a cinco personas más en pleno de centro de la ciudad en un edificio en construcción una cuadra al norte del parque central.

El múltiple crimen ocurrió el 26 febrero de este año.

Según lo informado por la Policía, César Augusto Pérez se salvó de morir en esa ocasión porque se refugió en uno de los locales de la construcción.

La Prensa