Niño muere luego de estar cuatro días en agonía al ser arrollado por patrulla

El padre del pequeño denunció que los agentes que andaban en el carro policial no lo auxiliaron, sino que se fueron de la escena .

El pequeño Joel Alexander Hernández.
El pequeño Joel Alexander Hernández.

San Pedro Sula, Honduras

El pequeño Joel Alexander Hernández (de 5 años) no logró sobrevivir a las fracturas y golpes que sufrió al ser atropellado por una patrulla de la Policía Nacional en la ciudad de Yoro.

Yamil Fúnez, padre del niño, relató que el percance sucedió el pasado jueves a eso de las 7:30 am en una de las calles de la colonia Díaz Chávez, donde residía el menor.

Fúnez manifestó que a esa hora su hijo venía de la pulpería con su tía, una niña de 13 años, rumbo a su vivienda, y cuando los niños estaban esperando cruzar la calle, la patrulla atropelló al niño.

Dijo que los policías en vez de pararse y auxiliar a su hijo se fueron de la escena “como que si nada había pasado, y eso es lo más indignante”.

Refirió que los agentes ni se tomaron la molestia de bajarse del vehículo policial para ver cómo estaba el pequeño Joel Alexander, quien fue trasladado al hospital Mario Rivas de San Pedro Sula. “Lo que pedimos es que el jefe de ellos, el comisionado y las otras autoridades investiguen a esos policías y que se haga justicia, eso es lo que exigimos, que se haga justicia”, expresó Fúnez.

Denunció que la patrulla que atropelló y mató a su hijo es la número 969. Fúnez manifestó que su hijo estaba en el kínder y era muy inteligente.

“Al recordarlo nos invade un gran dolor porque era bien alegre, hiperactivo, cariñoso, gracioso, y saber que ya no va a estar con nosotros “, lamentó el padre de Joel Alexander.

El niño murió ayer en el hospital Mario Rivas adonde estuvo cuatro días en agonía. A las 9:50 am, los doctores dictaminaron la muerte del menor. Las autoridades forenses, policiales y de la Fiscalía levantaron el cuerpo del niño.

Padre de niño atropellado(800x600)
Yamil Fúnez pide que se haga justicia por la muerte de su hijo.
La Prensa