En sábanas dejan a pareja en Los Caraos, Choloma

A la escena no llegaron familiares, las víctimas fueron ingresadas en la morgue como desconocidas.

Los cuerpos quedaron cubiertos por la maleza.
Los cuerpos quedaron cubiertos por la maleza.

CHOLOMA.

A la orilla de la calle que conduce a la aldea Los Caraos, de Choloma, frente a una hacienda, fueron encontrados ayer dos cuerpos envueltos en sábanas.

Las autoridades policiales informaron que fueron avisados por unos ciudadanos que transitaban por el lugar a eso de las 7:30 am. De inmediato se presentaron agentes a constatar la veracidad de la denuncia.

Debido a que no portaban documentos no se conoce la identidad de los muertos.

Una de las víctimas es un hombre de entre 20 a 25 años y la otra una mujer entre 15 a 20 años.

Los dos cuerpos fueron envueltos en sábanas que según vecinos del lugar llevaron unas instituciones para donar a los damnificados por las tormentas tropicales Eta y Iota, por lo que no se descarta que sean habitantes del sector, ya que toda la comunidad se anegó y las familias de la aldea tuvieron que albergarse en sitios cercanos.

Pobladores que estaban en la escena del crimen dijeron que esa calle en las noches permanece oscura y solitaria, pero no escucharon disparos, por lo que sospechan que los malhechores fueron a tirar los cuerpos.

LEA: Acusan a hombre de desaparición de Enoc Chinchilla

Agentes de la Policía Nacional investigan entre las posibles causas que el crimen fue pasional; pero continuarán con las investigaciones correspondientes para dar con los responsables.

Según informes oficiales, durante el levantamiento se verificó que la mujer portaba solo un bóxer rosado y una blusa anaranjada, y el hombre vestía un pantalón jeans azul, zapatos cafés y una camisa gris. Los dos cadáveres presentaban perforaciones por arma blanca y signos de tortura, los más visibles en el cuello y las manos como si estos hubieran luchado contra los malvivientes.

Ambos fueron ingresados en la Morgue como desconocidos por no portar documentos ni otros objetos personales.

La Prensa