Cinco muertes violentas el fin de semana en SPS y la capital

En Tegucigalpa, el sábado por la noche, dos personas fueron asesinadas.

El cuerpo de Selvin Reinieri Ortez quedó tirado en una cuneta de Altos de Los Pinos de la capital.
El cuerpo de Selvin Reinieri Ortez quedó tirado en una cuneta de Altos de Los Pinos de la capital.

TEGUCIGALPA.

La criminalidad no da tregua en diversos sectores del país pese a la inminente llegada del huracán Iota.

En las últimas horas se reportaron cinco personas asesinadas, de las cuales tres son de diferentes sectores de San Pedro Sula y dos en Tegucigalpa. En las primeras horas de la madrugada de ayer, un hombre y una mujer fueron acribillados a balazos cerca de la pulpería Paola en uno de los pasajes de la colonia Santa Marta, de San Pedro Sula.

Las víctimas se encontraban departiendo bebidas alcohólicas y de pronto llegaron dos criminales en una motocicleta, quienes sin mediar palabras empezaron a disparar.

Otro crimen
En la colonia Las Hadas de Comayagüela un hombre no identificado fue abatido a balazos. Miembros de la Cruz Roja Hondureña llegaron al lugar, pero la víctima ya estaba muerta.

En el lugar perdió la vida al instante Carlos Fernando Flores Jiménez; Breydis Alyidis Manueles quedó gravemente herida, por lo que vecinos de la colonia la trasladaron a la sala de emergencias del hospital Mario Rivas, donde minutos después murió.

El otro crimen sucedió a eso de las 3:00 am en la 25 calle de la colonia Montefresco de San Pedro Sula, adonde sujetos mataron a un joven.

Vecinos alertaron a las autoridades a través de una llamada al 911 de que personas desconocidas le habían quitado la vida a un hombre que vestía una camisa negra y pantalón azul.

El cadáver quedó tirado boca arriba en medio de la calle con heridas de arma de fuego en la cabeza.

En la capital

En horas de la noche del sábado, dos personas fueron asesinadas. Uno de los crímenes fue en Altos de Los Pinos, en las cercanías del sector 4 de la colonia Villanueva, adonde individuos mataron a Selvin Renieri Ortez (de 33 años). El cuerpo quedó tirado boca abajo en una cuneta y los vecinos comentaron que no residía en el lugar. El otro fue en Comayagüela.

La Prensa