Pesquisas apuntan que la MS mató a exoficial y a su esposa

Las autoridades policiales informaron que el hijo de la pareja de cinco años que salió herido está fuera de peligro

El exoficial Ivis Abel Martínez y su esposa Rosa Díaz fueron atacados a balazos en su vehículo.
El exoficial Ivis Abel Martínez y su esposa Rosa Díaz fueron atacados a balazos en su vehículo.

San Pedro Sula, Honduras.

El cobro de extorsión o un ajuste de cuentas son los dos posibles móviles que maneja la Policía en el crimen de el exoficial de policía Ivis Abel Martínez Miranda (de 39 años), acribillado a balazos junto con su esposa en el sector de Chamelecón el sábado.

Las autoridades policiales informaron que las investigaciones apuntan a que mareros de la Salvatrucha son los que cometieron el doble asesinato. En el hecho resultó herido el hijo de la pareja de cinco años.

Según lo informado por la Policía, Martínez Miranda alcanzó el grado de inspector y salió de la institución en 2016 mediante depuración, y actualmente era propietario de varios taxis.

Por su actividad en el transporte es que se maneja la hipótesis que su crimen podría tener como motivación la extorsión; pero también investigan la hipótesis de un posible ajuste de cuentas.

LEA: Trasladan por vía aérea a niña con graves quemaduras

Hasta ayer, las autoridades no tenían pistas de los homicidas de la pareja. Se dijo que en el caso trabajan equipos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y de la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol).

El inspector de policía (depurado) y su esposa Rosa Beatriz Díaz Benítez (de 30 años) fueron acribillados en la colonia San Juan, sector Chamelecón, cuando acababan de salir de su casa en su carro, un Hilux blanco, doble cabina. Martínez Miranda murió en el lugar del ataque y su esposa fue llevada herida al hospital Mario Rivas, pero cuando fue ingresada en el centro asistencial ya había muerto.

Gatilleros que andaban en dos motocicletas atacaron a la pareja en un pasaje de la colonia San Juan y le dispararon directamente a la ventana del lado del conductor que tenía nueve perforaciones de bala.

El cuerpo de Martínez quedó recostado en el asiento y tenía varias heridas de arma de fuego. Su esposa, Rosa Díaz, fue sacada del carro con varias heridas en el tórax que le causaron la muerte.

La Prensa