Una antena parabólica y 12 señales wifi tenían las reclusas en Támara

Según las autoridades, desde el penal ordenaban diferentes actos delictivos.

El operativo fue ayer en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS).
El operativo fue ayer en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS).

TEGUCIGALPA.

Una antena parabólica de más de dos metros de diámetro incautaron ayer autoridades dentro de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) que era parte de una red de comunicación de las reclusas.

La operación fue coordinada por el Instituto Nacional Penitenciario (INP) con el apoyo de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP), Policía Nacional, Policía Militar del Orden Público (PMOP), el Escuadrón Canino y la Fuerza Nacional de Control de Centros Penitenciarios (FNCCP).

Los especialistas dijeron que la antena funcionaba como receptor de wifi, lo que permitía a las internas establecer llamadas telefónicas vía internet, así como mensajes para supuestamente ordenar crímenes, secuestros, asesinatos, extorsiones y otros actos ilícitos en perjuicio de la sociedad.

En sus inspecciones, los expertos también descubrieron un cable multifaz, que es equivalente a la fibra óptica, para tener acceso a internet inalámbrico, “lo hacen pasar por línea de señal de cable, pero al conectarla a un router automáticamente se tiene acceso a internet inalámbrico”, informó uno de los oficiales.

El cable estaba conectado al poste de tendido eléctrico ubicado en la calle principal contiguo al centro penitenciario, explicaron los expertos.

En la inspección detectaron al menos 12 señales de wifi, y al retirar la antena y el cable se pasó una segunda inspección, descubriendo una red activa, por lo que continúan con la búsqueda para proceder a la desinstalación.

Asimismo, se solicitó una revisión del funcionamiento de los bloqueadores de señal instalados por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). La operación, además, incluyó la reubicación en los hogares de todas las mujeres privadas de libertad.

La Prensa