Ultiman a balazos a dueño de bar en Chamelecón

Vecinos intentaron auxiliar a la víctima, pero fue imposible salvarlo porque ya no tenía signos vitales.

Foto en vida de Héctor Adalid Herrera.
Foto en vida de Héctor Adalid Herrera.

San Pedro Sula, Cortés.

De varios balazos fue asesinado ayer el dueño de un bar en la calle principal de la colonia San Isidro del sector Chamelecón.

El occiso fue identificado como Héctor Adalid Herrera (de 54 años), quien además era dueño de una pulpería y varios locales comerciales donde también funcionaba el bar.

Según el informe dado a conocer por la Policía, dos sujetos a bordo de una motocicleta llegaron al bar e ingresaron con pistolas en mano. Una vez adentro, le dispararon al comerciante en la cabeza, luego huyeron del lugar con rumbo desconocido.

Algunos vecinos intentaron auxiliar al occiso, pero observaron que ya no presentaba signos vitales por lo que decidieron llamar a la Policía cuyos agentes acordonaron el área.

Varios pobladores del sector se mostraron apesarados ya que consideraban al occiso como una persona tranquila y colaboradora.

A la escena llegaron elementos de la Policía, quienes realizaron saturaciones en los alrededores para tratar de dar con el paradero de los sicarios.

Mientras que las autoridades de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) informaron que ya asignaron un equipo para tratar de esclarecer las causas por lo que habrían ultimado al comerciante y dar con los homicidas. El cuerpo fue llevado hacia la morgue de Medicina Forense donde le practicarán la autopsia para después entregarlo a sus familiares.

Más temprano

De manera casi simultánea al hecho en Chamelecón, Sixto Flores, de unos 57 años y propietario de un taller de mecánica, fue asesinado al interior de su negocio en la colonia Brisas de Expocentro.

Datos preliminares detallaron de la presencia de dos sujetos a bordo de una motocicleta afuera del local, estos ingresaron y procedieron a quitarle la vida. El hecho violento generó consternación entre sus vecinos y conocidos, quienes lo describieron como alguien trabajador, bromista y que no tenía problemas con nadie.

La Prensa