¿Los asesinatos de tres activistas nacionalistas son por odio a su partido político?

La Prensa