Por enemistades mataron a contratista en Puerto Cortés, según la Policía

Jorge Alberto Coto Torres (de 54 años) tenía alrededor de 16 años de trabajar como contratista.

Amigos y conocidos llegaron al barrio Buenos Aires para asistir al funeral de Jorge Alberto Coto.
Amigos y conocidos llegaron al barrio Buenos Aires para asistir al funeral de Jorge Alberto Coto.

PUERTO CORTÉS.

Según los informes policiales, la muerte violenta del contratista Jorge Alberto Coto Torres (de 54 años) fue por enemistades personales.

Equipos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y otras unidades de inteligencia trabajan en el caso, pero hasta ayer no reportaron capturas por el asesinato.

Miguel García, vocero de la Policía Nacional en Puerto Cortés, informó que preliminarmente manejan que el motivo del crimen es por enemistades personales, por lo que equipos de la sección de Inteligencia están recabando información, ya que el lugar es concurrido y hay cámaras de vigilancia que son analizadas por los agentes.

Fue en horas de la madrugada de ayer que los parientes reclamaron el cadáver en Medicina Forense de San Pedro Sula y lo trasladaron a su vivienda en el barrio Buenos Aires, donde Coto era muy querido ya que fue presidente del patronato.

Un pariente que por seguridad omitió su nombre dijo que no tenían conocimiento que Coto tuviera problemas con otras personas o que recibiera amenazas por lo que al conocer la noticia se sorprendieron. Coto fue presidente de la Asociación de Contratistas, hace un tiempo dejó el cargo, pero siempre siguió trabajando en diferentes proyectos.

El hecho

El pasado martes en la sede de la Asociación de Contratistas, atrás de la municipalidad de Puerto Cortés, había varias personas compartiendo, un sicario llegó al lugar y dirigiéndose a Coto le dijo que era un encargo y le disparó un balazo en el pecho.

El contratista fue trasladado de emergencia a un centro médico privado, pero por la gravedad de la herida murió. Hoy familiares y amigos entierran a Coto Torres en el cementerio general de la ciudad.

La Prensa