Electricista recibe 22 años de cárcel por desmembrar a su pareja en Tegucigalpa

El horrible asesinato ocurrió el 12 de agosto de 2019 dentro de un taller de la colonia Torocagua.

Cleofás Castejón Bardales confesó su delito tras haber sido detenido por la Policía Nacional.
Cleofás Castejón Bardales confesó su delito tras haber sido detenido por la Policía Nacional.

Tegucigalpa, Honduras.

Tras admitir haber desmembrado a su pareja en un taller ubicado frente a una gasolinera de la colonia Torocagua de Comayagüela, la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida a través de la sección de Muertes Violentas de Mujeres, obtuvo mediante procedimiento abreviado sentencia condenatoria contra Cleofás Castejón Bardales.

El fallo se dictó por el femicidio de Frania Ondina Mondragón y un juez de lo penal impuso una pena de 22 años seis meses de reclusión, más las penas accesorias hasta el término de ley.

Según investigaciones realizadas por agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), el 12 de agosto de 2019, en horas de la madrugada, vecinos escucharon el grito de una mujer y también ruidos como de golpes, mismos que provenían del interior de dicho taller.

Lea también: En menos de 24 horas matan a dos mujeres en Olancho

Vecinos y testigos decidieron ir al lugar y observaron desde un agujero del portón, que el procesado intentaba abrir una tapadera de aguas residuales con una barra y a la vez trataba de limpiar algo.

victima.391(1024x768)
Así de jovial era en vida Frania Ondina Mondragón, ultimada por su novio.

Horas más tarde, el propietario del taller intentó abrir el portón y al no poder le habló a Cleofas quien era empleado y residía en las instalaciones del plantel, quien no atendió el llamado, por lo que solicitó ayuda de policías que transitaban en el instante y tras ingresar observaron en el interior de un barril los restos de la víctima que había sido desmembrada por el femicida.

-Sobre la víctima-

Frania Ondina Mondragón (de 32 años) era originaria de Choluteca, pero vivía en la colonia José Ángel Ulloa de la capital.

Era madre de dos hijas; una de 14 y otra de 16 años de edad. En sus redes sociales se describía como una mujer simpática y apasionada por el fútbol.

Tenía una relación sentimental con el técnico electricista Cleofás Castejón Bardales, quien confesó haber descuartizado a su novia. Los restos de la mujer trató de esconderlos en un barril plástico para agua.

A pesar de haber confesado el crimen, Cleofás Castejón no reveló las razones que lo llevaron a acabar con la vida de su pareja. Tras ser capturado Castejón fue presentado ante un juez, quien le decretó detención judicial por ser el principal sospechoso del delito.

Frania Mondragón fue sepultada en su natal Choluteca. Sus familiares en la Sultana del Sur pidieron que se hiciera justicia por el dantesco crimen.