Caen sospechosos de decapitar y mutilar a dos amigas en El Progreso

Las víctimas son Daniela Alejandra González (de 25 años) y Karla Patricia Rivera Banegas (de 15)

Los aprehendidos Fernando David Bueso Padilla (20 años) y un menor de 14 años son supuestos miembros de la MS-13.
Los aprehendidos Fernando David Bueso Padilla (20 años) y un menor de 14 años son supuestos miembros de la MS-13.

El Progreso, Yoro.

Horas después del asesinato dantesco de dos amigas en la colonia Rubí 9, del sector Camalote, autoridades de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) capturaron a dos sospechosos.

Los detenidos fueron identificados como Fernando David Bueso Padilla (de 20 años) alias Bellaco y un menor de 14 años de edad, conocido como el Colocho, quienes, según la Policía, son integrantes de la Mara Salvatrucha (MS-13).

Agentes policiales manifestaron que aún faltan al menos dos mareros que participaron en el asesinato de Daniela Alejandra González Sánchez (de 25 años) y Karla Patricia Rivera Banegas (15). Marlon Miranda, vocero regional de la Policía Nacional, manifestó que los crímenes podrían estar relacionados con pandillas y la venta de drogas.

“Fue la noche del jueves que después de trabajos de investigación y seguimiento en la colonia Alemania capturaron a los dos sospechosos de cometer los crímenes, a quienes les encontraron un machete que podría ser una de las armas homicidas y vestimenta con manchas de sangre que se supone es de las víctimas”, informó Miranda.

Los dos supuestos asesinos fueron remitidos a la fiscalía de turno, para que enfrenten el proceso judicial correspondiente.

ar-asesinos2-301119.1(800x600)
Les decomisaron un machete y ropa con sangre.

El doble crimen ocurrió el jueves cuando las dos amigas salieron de su casa a comprar a una pulpería en la colonia Alemania, pero fueron interceptadas por al menos cuatro sujetos que las llevaron a un sector solitario de la colonia Rubí, donde las arrastraron hasta una quebrada para torturarlas, abusaron sexualmente de ellas, las mutilaron y decapitaron.

Las cabezas y partes del cuerpo fueron dejados a unos cien metros de donde encontraron los cuerpos. Las autoridades policiales informaron que los detenidos fueron a enseñarles dónde habían dejado las cabezas.

Los pobladores de la zona estaban alarmados, porque según algunos vecinos solo escucharon gritos, pero no se imaginaron que en el sector donde antes había una quebrada estaban cometiendo los asesinatos. Wilfredo Banegas, padre de la menor de edad asesinada, dijo que está muy consternado porque no le entregaron a su hija, ya que en Medicina Forense le informaron que tienen que hacer pruebas de ADN.

Familiares de Daniela González relataron que era una mujer muy tranquila dedicada a trabajar y al cuidado de sus dos pequeños hijos, ya que el niño mayor vive con su padre.