Más noticias

La comunidad de Mehaler despide a cuatro de sus hijos

A las 12 del mediodía de ayer, los cuerpos fueron trasladados a distintos camposantos donde ahora descansan.

VER MÁS FOTOS
Amigos y familiares les dieron el último adiós a los seis hondureños oriundos de Mehaler, El Progreso, Yoro.
Amigos y familiares les dieron el último adiós a los seis hondureños oriundos de Mehaler, El Progreso, Yoro.

El Progreso, Yoro.

Familiares y decenas de vecinos de Mehaler, una pequeña comunidad de gente laboriosa enclavada en el centro de la zona productora de palma africana de los bajos de El Progreso, Yoro, le dieron el último adiós a cuatro de los seis jóvenes que murieron trágicamente en un accidente el pasado 5 de agosto en Forth Worth, Dallas, en Estados Unidos.

Los cuerpos de Landys Isac Fúnez, Marlon Mejía, Gerson Rivera y Arlin Amaya Silva, fueron velados desde el viernes por la noche en el centro del campo de fútbol de la referida aldea hasta donde llegaron amigos del sector y de otras aldeas cercanas con arreglos florales, a acompañar en sus momentos de dolor a sus familiares.

A las 12 del mediodía de ayer, los cuerpos fueron trasladados a distintos camposantos donde ahora descansan.

El cortejo fúnebre se trasladó primero al cementerio de Guaymitas en donde fue sepultado Marlon Mejía, mientras que los restos de Landys Fúnez y German Rivera, fueron sepultados en el cementerio Amor Eterno de El Progreso.

En lo que respecta a Arlin Silva fue trasladado al cementerio de Agua Blanca.

Cabe recalcar que el viernes fueron enterrados los restos de Emanuel Villatoro en la comunidad de El Porvenir y Wilson Silva en la comunidad de Urraco Pueblo. Villatoro y Silva eran primos hermanos.

Tragedia. Los seis hondureños murieron en un accidente el 5 de agosto en la madrugada cuando transitaban en una carretera de Fort Worth, Dallas, Estados Unidos.

De acuerdo con la versión de los familiares, los seis amigos estuvieron departiendo en la casa desde las 9:00 pm del día anterior, pero cuando el reloj marcó las 2:00 de la madrugada, decidieron retornar a sus viviendas.

Cuando iban cerca de su lugar de destino, el chofer de la camioneta en que se transportaban perdió el control y fue a estrellarse a un árbol a la orilla de la calle; debido a lo fuerte del impacto, la camioneta se incendió.