Más noticias

Investigan a banda de La Rumba por asesinatos de transportistas

Ayer los buses fueron parados en protesta por los crímenes y amenazas que reciben.

VER MÁS FOTOS
Con una caravana los conductores de la López Arellano despidieron a Melvin Joel, quien estaba estudiando inglés para lograr embarcarse con la esperanza de darle una mejor vida a su hija de 3 años y su esposa. <br/><br/>Las fotos en vida de Melvin Medina y Gerson Ariel Castillo Contreras.
Con una caravana los conductores de la López Arellano despidieron a Melvin Joel, quien estaba estudiando inglés para lograr embarcarse con la esperanza de darle una mejor vida a su hija de 3 años y su esposa.

Las fotos en vida de Melvin Medina y Gerson Ariel Castillo Contreras.

CHOLOMA.

Luego del asesinato de un conductor y un ayudante de bus rapidito del sector López Arellano, los transportistas pararon las unidades en protesta por la violencia que sufren a diario.

En la mañana (el lunes) nos habían asaltado dos unidades y en la noche mataron a dos compañeros y la Policía no hace nada”, dijo uno de los compañeros de las víctimas que lloraba consternado en el velorio.

Los transportistas pararon unos 80 buses que prestan el servicio entre la López Arellano y San Pedro Sula por el asesinato del conductor Melvin Joel Medina Benavides (de 20 años) y el ayudante Gerson Ariel Castillo Corrales (de 18) conocido como el Flaco.

En caravana de buses fue llevado el cuerpo del conductor asesinado y recorrieron la ruta de SPS hasta el punto de buses de la López Arellano.

El hecho se produjo la noche del lunes cuando dos sujetos que se habían subido como pasajeros en una parada, les dispararon dentro de la unidad cuando iban por el sector conocido como La Vuelta del Cura.

Según testigos, los sicarios se bajaron tranquilos y abordaron un vehículo turismo que los esperaba en la parte trasera del bus para huir del lugar.

Ante el temor, los conductores de buses y ayudantes tuvieron que dejar de trabajar para llamar la atención de las autoridades policiales y antiextorsión, pues afirman que todo se trata de exigencias que hacen otros grupos.

“Estamos pagando a dos grupos semanalmente alrededor de 80 mil lempiras y ahora nos exigen más otros que no se han identificado, ya no podemos”, dijo uno de los afectados.

Se conoció que en La Vuelta del Cura hay una cámara del 911, pero solo logró captar cuando los sicarios se suben al bus.

El vocero de la Policía, Marlon Miranda, indicó que la investigación está orientada a un grupo criminal que opera en el sector de la López Arellano, del cual ya han capturado a varios integrantes dedicados a la extorsión. Las autoridades han identificado al grupo denominado La Rumba, que al parecer está exigiendo otras cantidades de dinero a los trabajadores del transporte.

El grupo de transportistas hizo un recorrido ayer en protesta y de luto con el cadáver del conductor Melvin Joel Medina.