Más noticias

Trasladan de la cárcel de Támara a 14 reclusas consideradas peligrosas

Según fuentes del Instituto Nacional Penitenciario, las mujeres causaban conflictos entre la población.

Cuatro de las 14 reclusas suben a un vehículo para ser enviadas a otros centros penales.
Cuatro de las 14 reclusas suben a un vehículo para ser enviadas a otros centros penales.

Tegucigalpa, Honduras.

Al menos 14 presas de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) fueron trasladadas ayer hacia otros centros penitenciarios por motivos de seguridad.

Cinco de las mujeres fueron reubicadas en las cárceles de Juticalpa, Olancho, y nueve más a la de El Porvenir, Atlántida.

De ambos centros se movilizarán a diez reclusas más al PNFAS, Francisco Morazán, informa un comunicado del Instituto Nacional Penitenciario.

Según las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario, el traslado obedeció a la necesidad de mantener el orden, control y proteger la integridad física de las mujeres.

Se conoció que las 14 internas estaban provocando problemas, intentando hacer riñas y amotinamientos, perturbando la paz y tranquilidad en el establecimiento carcelario.

LEA: Así asesinaron a familiares de Lucio Rivera en Olancho

El subdirector del INP, German McNiel, declaró que no van a permitir actos de indisciplina y que vendrán más traslados para mantener el orden.

Según fuentes oficiales, en los centros penales de Guatemala, El Salvador y Honduras se encuentra el 63.6% de los presos del istmo centroamericano, cifra calculada en 134,800 reos.

Los países con más encarcelados son los del Triángulo Norte de Centroamérica, integrado por Guatemala con 24,681 reclusos, El Salvador con 40,090 y Honduras con 21,052, que en conjunto suman el 63.6% del total regional de presos. De ese total, 19,840 (23.1%) son pandilleros. Honduras redujo el hacinamiento carcelario con la construcción de nuevos centros desde 2012 a la fecha.