Más noticias

Un muerto y destrucción en hospital deja manifestación

Manifestantes provocaron destrozos en las áreas de emergencia, farmacia y consulta externa en el principal centro asistencial de Choluteca que suspendió las atenciones.

Choluteca, Honduras.

Una protesta terminó en tragedia la noche del miércoles en esta ciudad, al fallecer un menor en un enfrentamiento entre manifestantes y policías.

La víctima fue identificada como Wilfredo de Jesús Ramírez Moncada (17 años).

Los protestantes destruyeron las áreas de emergencia, farmacia y consulta externa del hospital de Choluteca, que fue cerrado temporalmente debido al estado en que quedó.

“La manifestación no había empezado cuando un policía de los azules (Policía Preventivo) sacó su arma de reglamento y atentó solo contra la vida de mi hermano, se dirigió solo a mi hermano a pesar de que había varios allí”, aseguró David Vindel Moncada, hermano del occiso.

Eran las 6:30 pm y el fluido eléctrico fue interrumpido en el barrio El Estadio y sus alrededores, sitio en el que está la plaza El Maestro, adonde el grupo opositor al Gobierno había planeado reunirse ese día para iniciar la manifestación.

hr sur 2(800x600)
Wilfredo de Jesús Ramírez Moncada.

Al parecer, el hecho de que se cortara el alumbrado público fue el detonante para que comenzara una batalla campal entre policías y manifestantes, algo ya acostumbrado los miércoles y los sábados en Choluteca.

Piedras y bombas molotov de un lado, disparos y toletazos del otro, iban y venían en aquella guerra sin cuartel en las calles de los barrios El Estadio y San Luis. De repente los gritos desesperados de decenas de manifestantes irrumpieron el combativo pleito, en la oscura tarde de Choluteca.

Uno de los manifestantes cayó al suelo repentinamente con una herida de bala en su cabeza. De inmediato, sus compañeros lo levantaron e identificaron que se trataba de Wilfredo de Jesús. El joven fue llevado al Hospital General de Choluteca, adonde le dieron las primeras atenciones médicas.

Sin embargo, debido a su gravedad, los médicos indicaron que tenía que ser trasladado de emergencia al Hospital Escuela (HE), en la capital.

“Yo le tocaba el pulso, mi hermano venía grave, casi en coma, pero cuando le hablaba movía su pie; cuando lo cambiaron de camilla en el Hospital Escuela, los doctores nos dijeron que ya no podían hacer nada”, expresó Vindel. El menor expiró a las 2:30 am de ayer. Los parientes dijeron que el balazo ingresó por la parte de atrás de la cabeza, por el parietal izquierdo y salió por la parte frontal, lo que explica que le dispararon por la espalda.

hr sur 10(800x600)
Agentes y técnicos de la Policía inspeccionan el lugar adonde se dieron los hechos.

El Ministerio de Seguridad informó ayer que ordenó la conformación de un equipo de investigadores para el esclarecimiento del hecho.

Los actos vandálicos cometidos contra el Hospital del Sur obligaron ayer a las autoridades a suspender temporalmente las atenciones en el área de emergencia, farmacia y consulta externa, espacios que recién acaban de ser habilitados. La medida afectará directamente a las más de 300 personas que se atienden a diario en la consulta externa, así como un promedio de 200 personas que reciben atención en la emergencia.

“La unidad de emergencia pública más cercana es el Hospital de San Lorenzo, por lo que tendríamos que remitir a los pacientes que requieran atenciones hacia este sector”, informó rueda de prensa María Antonia Castro, directora del Hospital del Sur.

La farmacia del plantel permanecerá cerrada, ya que se debe realizar un inventario de la cantidad de insumos con que se cuenta, porque las personas que provocaron estragos en el edificio también ingresaron a la farmacia. “Los insumos que están dentro de la farmacia son responsabilidad del encargado, por lo tanto se tendrá que realizar un inventario para establecer si hace falta o no producto”, explicó la funcionaria.

hr sur 6(800x600)
Captura de algunas áreas destruidas del hospital de Choluteca.