Más noticias

Investigan robo y enemistades en muerte de mujer en la capital

El crimen contra Amparo Cruz ocurrió cuando estaba en compañía de una de sus nietas.

Parientes se abrazaron al momento del levantamiento del cuerpo de la señora.
Parientes se abrazaron al momento del levantamiento del cuerpo de la señora.

Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades policiales investigan dos hipótesis en la muerte violenta de una adulta mayor, ocurrida ayer martes en la mañana, dentro de su propia vivienda.

Amparo Cruz Rodríguez (de 69 años), fue encontrada sin vida alrededor de las 11:45 am, en la parte frontal de su vivienda.

Vecinos del bloque 40 de la zona cuatro de la colonia Cerro Grande, al ver a la señora tirada en el piso del corredor, enfrente de la casa y sin señales de poder moverse, llamaron a la Cruz Roja Hondureña.

Los paramédicos llegaron en pocos minutos, pero al hacerle el chequeo constataron que doña Amparo estaba muerta a causa de politraumatismos en su rostro y cráneo, lo que significa que habría muerto a golpes.

Estaba sola. Una hija de la fallecida contó que su madre “estaba sola con mi sobrina, una niña de cuatro años, hija de mi hermana, con la que vivía mi mamá”.

Se presume que fueron dos los sujetos que habrían ingresado al inmueble por el muro frontal de la casa, ya que es de muy fácil acceso. Sin embargo, este extremo será confirmado por las autoridades de investigación policial. Una de las hipótesis en torno al homicidio es que la sexagenaria guardaba una fuerte suma de dinero en su casa, monto que habría obtenido producto de la venta de una casa en el sector de San Ignacio.

Por esta razón, los maleantes habrían ingresado a la casa con la intención de despojarla del dinero, aprovechando que ella estaba prácticamente sola.

LEA: Atropellan a conocido corredor Alfonso Fuentes en San Pedro Sula

Otra versión señala que el crimen se pudo originar por una rencilla pasada que se derivó del secuestro de su esposo, residente en Estados Unidos, cuyos captores fueron identificados por sus hijos.

Ambas conjeturas están en poder de agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI).

Mataron a sus hijos. Familiares de doña Amparo comentaron que a ella le mataron dos hijos recientemente.

Uno fue ultimado a disparos en octubre de 2017 y otro el 31 de diciembre de ese mismo año en el mercado Zonal Belén, de Comayagüela.

La víctima era originaria de la aldea Urrutias, del municipio de San Ignacio, en el norte de Francisco Morazán.

La zona cuatro de la colonia Cerro Grande cuenta con vigilancia privada y un portón con acceso restringido, pero los vigilantes no se enteraron de lo ocurrido. En el pasaje donde vivía la fallecida hay varias residencias que tienen cámaras de seguridad que podrían ayudar para conocer la identidad de los criminales.