Más noticias

Dan último adiós al chef Miguel Herrera Núñez

Familiares y amigos manifestaron que el joven era una persona dinámica, amable y entregada a la iglesia y a sus negocios

VER MÁS FOTOS
Amigos y miembros de la iglesia Testigos de Jehová dieron sus muestras de pesar a los parientes de Miguel Roberto Herrera.
Amigos y miembros de la iglesia Testigos de Jehová dieron sus muestras de pesar a los parientes de Miguel Roberto Herrera.

San Pedro Sula, Honduras

En medio del dolor y la consternación, familiares, amigos y compañeros de congregación le dieron el último adiós ayer al joven chef Miguel Roberto Herrera Núñez (de 29 años), quien el sábado fue asesinado para robarle un carro en una calle de terracería de la colonia San Pedro.

El cortejo fúnebre partió a las 9:00 am de la funeraria donde fue velado el cuerpo de Herrera con rumbo al cementerio Jardines del Recuerdo.

Antes de sepultar el cuerpo, amigos y miembros de la iglesia a la cual pertenecía el ahora occiso realizaron un pequeño acto en el que varios relataron el gran vacío que deja la partida del joven emprendedor.

Luego algunos miembros de la iglesia de los Testigos de Jehová cantaron entre lágrimas alabanzas para despedir al joven. Seguidamente el féretro fue conducido por empleados del camposanto hasta la fosa.

Mientras el ataúd era ingresado en su última morada, sus padres lloraban por la irreparable pérdida.

Guadalupe Herrera, madre del joven emprendedor, comentó que no se explica el porqué mataron a su hijo, ya que era un muchacho ejemplar, entregado a su iglesia y a sus negocios.

“Ojalá que los que asesinaron a mi hijo paguen por lo que han hecho, no lo debo decir como cristiana, pero el dolor que le han provocado a la

familia es grande”, lamentó la acongojada madre. Ester Amaya, asesora del Bazar del Sábado, recordó a Herrera como una persona emprendedora, dinámica y alegre, pues siempre se paseaba por el bazar inyectando alegría a todos los demás. “Sin duda que todos los que lo conocíamos estamos consternados y apesarados”, manifestó.