Más noticias

Entre indignación y desconsuelo sepultan al chef asesinado en San Pedro Sula   

Familiares y amigos reiteraron su pesar por la cruel manera de morir del talentoso joven.

VER MÁS FOTOS
Familiares y amigos de la víctima durante expresaron su dolor a las personas que los acompañaron.

San Pedro Sula, Honduras.

El dolor es incontenible para la familia de Miguel Roberto Herrera Núñez (29). En su entierro esta mañana quedó en evidencia la impotencia e inconsolable tristeza.

El joven fue asesinado de manera misteriosa el pasado 2 de febrero cuando salió de su casa a concertar la venta de un vehículo que estaba ofreciendo. Horas después, su cuerpo fue encontrado en un sector de la ciudad donde aparentemente fue lanzado por sus victimarios.

El entierro se realizó a las 10:00 am, en medio de música solemne ejecutada con trompetas, palabras de gratitud de la familia y una reflexión del pastor de su religión. Una caravana integrada por parientes, amigos y feligreses Testigos de Jehová acompañó a su última morada el cuerpo del multifacético joven.

En el momento que el féretro descendía, los padres y hermanos del Herrera tuvieron que ser consolados por amigos a su alrededor, debido al impacto de la despedida eterna de su ser querido.

Guadalupe Herrera, madre de la víctima, indicó que es injusto lo que le hicieron a su hijo ya que era una persona amable, que no se metía con nadie.

Por su parte, Ester Amaya, mentora del Bazar del Sábado, dijo que recordarán a Miguel como una persona dinámica y entregada a su trabajo en el bazar. "Sin duda es una gran pérdida para el bazar", agregó.