Más noticias

Sin pistas de los sicarios a más de 24 horas del asesinato de abogado

Ayer, amigos y familiares le dieron sepultura a José Reynaldo Barahona.

En el Templo de la Juventud San Juan Bosco se ofició la misa de cuerpo presente de José Reynaldo Barahona Borjas.
En el Templo de la Juventud San Juan Bosco se ofició la misa de cuerpo presente de José Reynaldo Barahona Borjas.

Tegucigalpa, Honduras.

Más de 24 horas transcurrieron ya desde el asesinato del abogado José Reynaldo Barahona y no hay una sola pista concreta que pueda esclarecer el crimen.

Se intentó conocer los avances de lo indagado por parte de la Dirección Policial de Investigaciones, sin embargo, sus autoridades mostraron una actitud evasiva ante las interrogantes planteadas.

LEA: Abogado José Barahona ya había sufrido atentado en 2013

Siendo que el profesional del derecho fue ultimado a plena luz del día en una zona llena de cámaras de seguridad, por ser la sede de la Casa Presidencial y de la Corte Suprema de Justicia, las investigaciones estarían orientadas a identificar los rostros de los hechores.

De acuerdo con los relatos tomados in situ, los victimarios de Barahona Borjas andaban con la cara descubierta y portaban fusiles.

El automotor en el que cometieron el crimen habría sido robado días atrás, pero esto tampoco se dio a conocer por parte de la DPI.

Hasta ayer no se sabía de ninguna captura realizada ni por la DPI ni tampoco por la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic).

Hasta hoy el único indicio en torno al asesinato del abogado es el hallazgo del automotor Honda CRV, con placas PCZ 3458, encontrado en la colonia Calpules, al sur de la capital.

Sepelio

Los restos mortales del togado fueron velados en una funeraria de la capital, lugar al que asistieron muchos de sus colegas, con los que litigaba en los tribunales de justicia del país.

A las 2:00 pm se celebró una misa de cuerpo presente en la iglesia San Juan Bosco, del Instituto Salesiano San Miguel, y una hora más tarde el féretro fue llevado hasta el campo santo San Miguel Arcángel, al oeste de esta ciudad.

“Nos da mucho pesar, estamos muy tristes por esto. Reynaldo era un hombre trabajador y ver esa escena con saña, con maldad; eso no se merece un ser humano”, expresó con tristeza Sergio Fúnez, abogado y amigo del occiso.

“El Colegio de Abogados de Honduras solo sirve para cambiar carnet, nosotros nos sentimos indefensos en ese sentido porque nos dedicamos a la carrera, pero ni el CAH ni el Estado nos dan los mecanismos de protección”.