Más noticias

Investigan llamadas a estudiante asesinado en Choloma

Kevin Fúnez fue atacado cuando iba a comprar tortillas. Le habían alertado que no transitara por ciertos pasajes

Kevin Alfonso Fúnez era estudiante del Centro Básico Altagracia Fuentes.
Kevin Alfonso Fúnez era estudiante del Centro Básico Altagracia Fuentes.

Choloma, Honduras

Consternación y dolor priva en los familiares y amigos de Kevin Alfonso Fúnez (de 15 años), quien fue asesinado en la colonia San Francisco del Ceibón, del sector López Arellano, la noche del lunes.

Lo último que los amigos supieron fue que el joven al salir del colegio recibió una llamada en la que le indicaban que se fuera por un pasaje. Un compañero le dijo que no lo hiciera.

Fúnez era estudiante del Centro Básico Altagracia Fuentes, en la colonia Las Torres, hasta donde llegaba todas las tardes para superarse y sacar adelante a su familia.

El fallecido residía en la colonia 7 de Septiembre. La noche del lunes salió de su casa a comprar tortillas para la cena y los criminales ya lo esperaban en la colonia San Francisco del Ceibón para matarlo. Los compañeros lamentaron el crimen contra su amigo, a quien describieron como un joven tranquilo y aficionado al club deportivo Olimpia.

Jorge Rodríguez, vocero regional de la Policía Nacional, dijo que ya hay equipos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) trabajando en el caso.

“Después del levantamiento cadavérico empezaron las investigaciones y rastreos de las llamadas telefónicas para ver qué sucedió y quiénes están tras el crimen, porque de forma preliminar se maneja que podrían ser enemistades personales”, explicó.

A pesar de las indagaciones, hasta ayer no se reportaban personas detenidas por el asesinato, por lo que los familiares piden a las autoridades que no dejen ese caso impune y capturen a los responsables.

Rodríguez agregó que varios de los últimos crímenes contra menores entre 13 y 17 años de edad son por estructuras criminales que amenazan a los jóvenes para que se integren a bandas y pandillas, y ante la negativa de las personas es cuando los ejecutan.

“Se le hace un llamado enérgico a la ciudadanía, principalmente a los padres de familia para que hablen con sus hijos para saber si están siendo amenazados por alguien y que puedan proceder con las denuncias, ya hemos rescatado a varios jóvenes que estaban siendo perseguidos por maras o pandillas”, agregó Rodríguez.