Más noticias

Cliente y empleado mueren en asalto dentro de cantina

Una de las víctimas es Allan Javier García (de 33 años), quien vivía en el barrio El Chile. Mientras que el otro infortunado no fue identificado.

Autoridades llegaron al lugar del crimen.
Autoridades llegaron al lugar del crimen.

Tegucigalpa, Honduras.

Dos hombres murieron en un asalto en una cantina del barrio Guanacaste, de la capital.

Una de las víctimas mortales fue identificado como Allan Javier García (de 33 años), quien vivía en el barrio El Chile, mientras el otro infortunado no fue identificado.

Según el reporte oficial brindado por las autoridades, muchos clientes disfrutaban en el lugar cuando a la 1:30 am fueron sorprendidos por un grupo de asaltantes que iban armados e ingresaron al local con la intención de llevarse todo.

En la barra del negocio estaba Allan Javier García (de 33), quien laboraba allí desde hacía apenas tres meses, según dieron a conocer conocidos del ahora occiso.

“Él vivía en El Chile y consiguió el trabajo de noche, era eso o estar sin ganar nada”, relató uno de los familiares, quien estaba muy consternado por lo sucedido.

Se conoció que los malvivientes entraron de forma agresiva, tiraron al suelo a las personas y les pidieron que no se movieran mientras los despojaban de todas las pertenencias.

Uno de los asaltantes se dirigió al muchacho y le quitó el dinero de la venta del día, el celular y otras pertenencias.

Mientras el ladrón realizaba esta acción, uno de los clientes trató de impedir el asalto y comenzó a disparar contra los delincuentes.

Ellos respondieron de manera inmediata y también dispararon.

El cliente que trató de evitar el atraco murió, ya que le infirieron varios disparos.

En la balacera también fue herido el joven empleado, ya que aparte de los ladrones era el único que todavía estaba en pie, pues los delincuentes lo habían obligado a vaciar la caja para que les diera todo el dinero que había en ella.

Una vez que concretaron el crimen, los asesinos huyeron del lugar en un turismo.

Las demás personas trataron de ayudar a los heridos, pero debido a las graves heridas fallecieron casi instantáneamente.

La Policía llegó al lugar, pero no se encontraron señales del vehículo ni de los asesinos.