Más noticias

Joven llegó a Honduras a celebrar su cumpleaños y encontró la muerte

Las cuatro víctimas del accidente serán sepultadas hoy en la comunidad de Sambo Creek

Familiares y amistades de la familia muerta llegan a la iglesia a despedirse.
Familiares y amistades de la familia muerta llegan a la iglesia a despedirse.

La Ceiba, Honduras

“Qué triste lo que estamos viviendo, no lo podemos creer. Mi primo me contó unas horas antes de morir que estaba bien emocionado porque ya se iba a graduar de la universidad. El 18 de agosto cumplió años y lo vino a celebrar con nosotros a Honduras”, recordó Rudy Flores, quien compartió los últimos momentos de vida de Yeimi Libon Gonzales (de 20 años) la noche antes de viajar a San Pedro Sula a tomar el vuelo de regreso a Estados Unidos, adonde residía con su madre y demás familiares.

Dato
Yeimi Libon Gonzales debía viajar la semana pasada a Estados Unidos, pero una firma en un documento se lo impidió.

Él es una de las cuatro víctimas de un accidente automovilístico ocurrido la mañana del miércoles anterior en la carretera CA-13 en la comunidad de Toyós, El Negrito, Yoro, cuando el carro doble cabina en el que se conducían colisionó de frente contra un camión.

Los cadáveres de Erlinda Elizabeth Gonzales Arriola (de 42), sus hijas Reyna Elizabeth (de 28) y Valloleth Gisel Amaya Gonzales (de 26) fueron llevados la madrugada de ayer jueves a la comunidad garífuna de Sambo Creek, a diez minutos de La Ceiba, para su velatorio en la iglesia Luz y Verdad del pueblo que las vio nacer.

ML portada2 060918(800x600)
El carro en el que se conducían las víctimas quedó destruido.

Lamento

Consternación, luto y dolor es lo que priva entre familiares, vecinos y amistades que llegan al templo a darles el último adiós. La madre y sus dos hijas viajaban de Sambo Creek a San Pedro Sula a dejar al joven Yeimi Libon Gonzales al aeropuerto Ramón Villeda Morales. Para el viaje contrataron a un amigo de Yeimi, quien conducía el carro y sobrevivió al accidente.

“Es desagradable esto que está pasando con mi familia. Eran muchachas buenas, cristianas, por eso no está acompañando el pueblo, pero llegó la hora de su muerte lamentablemente”, dijo Eduardo Arriola Castillo, hermano y tío de las difuntas. Doña Erlinda Gonzales se dedicaba a una pulpería en su casa, le ayudaba su hija Valloleth Gisel. Reyna Elizabeth era estilista y laboraba en un salón de belleza de La Ceiba.

Este día serán sepultados los cuerpos en la comunidad, luego de que estaban a la espera de parientes que arribaron de Estados Unidos.

Familiares cuestionan al motorista

Según versiones de testigos, recabados por la Policía de Tránsito de El Progreso, el motorista del carro de paila en el que viajaba la familia Arriola Gonzales intentó rebasar otro automotor, lo que originaría el fuerte encontronazo con el camión al quitarle el derecho de vía.

Isidro Arriola, pariente de las víctimas, cuestionó al conductor. “El hombre se tiró del carro, ellos murieron y él está vivo, los dejó solos en el carro. Mi sobrino viene llegando de Estados Unidos y se hizo amigo de él y se ofreció a hacer el viaje. Se salió de su vía, no es un chofer precavido, aquí nadie lo conoce como motorista, él no puede manejar, y pedimos que se investigue”, manifestó Arriola.

El conductor resultó con lesiones, aunque ya está fuera de peligro y en manos de las autoridades policiales para investigar las causas del accidente.