Más noticias

Madre de joven asesinado: "A mi hijo le quebraron las manos y los pies"

"Desde el 21 de agosto no veía a mi hijo. Ya casi no nos contestaba el teléfono. El se iba a donde su amigo a hacer tareas".

Los cadáveres de los jóvenes fueron encontrados el jueves pasado en el sector de La Montañita, Francisco Morazán. Las víctimas son Mario Enrique Suárez y Gerson Daniel Meza.
Los cadáveres de los jóvenes fueron encontrados el jueves pasado en el sector de La Montañita, Francisco Morazán. Las víctimas son Mario Enrique Suárez y Gerson Daniel Meza.

Tegucigalpa, Honduras.

Suyapa Oyuela, madre de uno de los estudiantes que fueron asesinados por individuos que vestían uniforme de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), indicó hoy a un noticiero de Tegucigalpa que a su hijo "le quebraron las manos, las piernas, le sacaron los ojos y le arrancaron la nariz".

De igual forma expresó que ignora quiénes pudieron acabar con la vida de su vástago, el cual según ella, no andaba en maras.

"Mi hijo antes de morir, a la una de la mañana llamó a un pastor que es su tío y le dijo que aceptaba al Señor como su único salvador", Oyuela asimismo dijo que él llamó a varios familiares para despedirse de ellos. "A nosotros nos extrañó que desde las 11:45 pm hasta la 01:00 am nos llamara, luego no supimos nada de él", contó con dolor e impotencia.

Además reveló que la casa de donde fue sacado su hijo junto al otro joven asesinado, queda en la colonia Bella Vista y que desconoce a quién pertenece la residencia.

El joven era estudiante del Instituto Técnico Honduras, estudiaba mecánica automotriz y este año se iba a graduar. Que el amigo con el que fue hallado muerto vivía cerca de donde él y que también en su familia hay una tía de éste que es pastora, expresó Oyuela.

También lea: Madre de joven asesinado pone en tela de juicio a la Atic

"Desde el 21 de agosto no veía a mi hijo. Ya casi no nos contestaba el teléfono. El se iba a donde su amigo a hacer tareas".

Tras pedir justicia por la muerte de su hijo, la mujer expresó entre llanto que pide protección para sus otros hijos, ya que éstos no quieren asistir al colegio por miedo a que les suceda los mismo.

Este mismo día, la madre del otro joven asesinado, contó lo siguiente: "Primero vi la noticia de que solo lo habían sacado, pero después vi que lo habían golpeado también. Para uno de madre es difícil. Solamente una vez lo castigué por un chisme que me dieron, y me quería cortar las manos porque lo había castigado y esta gente no se pone la mano en la conciencia ¡Cómo me lo dejaron!", relató entre lágrimas.

Como madre de cinco hijos e inmigrante en España, aseveró: "Lo que me da más rabia es que uno de padre no castiga a sus hijos para que otro no se toque ni la conciencia y lo hace peor".

-Antecedente-

Con tres disparos en la cabeza fueron asesinados cada uno de los estudiantes.

Antes de que los ultimaran a balazos, los sicarios los torturaron. Según se conoció, los cuerpos de ambos jóvenes presentaban severas laceraciones.

Una fuente del Ministerio Público dijo que las víctimas recibieron una brutal golpiza antes de ser asesinadas. “Ellos fueron atados de pies y manos, salvajemente torturados, los agarraron a toletazos y luego fueron ejecutados de varios disparos en la cabeza”, afirmó.

Tanto en la espalda como en el tórax, los cadáveres de los jóvenes tenían múltiples heridas y moretones. A ambos los amarraron con cintas negras de cuero para que no tuvieran movilidad en sus pies y manos.