Más noticias

“Quiero que mi papá y mi madrastra se queden para siempre en la cárcel”

Niña maltratada revela el infierno que vivía Madre de la menor era amenazada por su expareja.

La menor está bajo el cuidado de su madre y dice que no quiere separarse de ella.
La menor está bajo el cuidado de su madre y dice que no quiere separarse de ella.

San Pedro Sula, Honduras.

“No quiero volver a mirarlos. Quiero que mi papá y mi madrastra se queden para siempre en la cárcel, eran muy malos y con mi mamá estoy muy feliz”, expresó la niña de 12 años que fue llevada de emergencia al hospital Mario Rivas, tras quedar grave por una golpiza que le dio su padre.

La menor, a quien se le protege la identidad, era constantemente agredida por su padre Reiniery Ramos y su madrastra Sandy Vaquedano, quienes están presos tras que la niña, el pasado 20 de agosto fuera golpeada a patadas por su progenitor y la mujer casi le desfigura el rostro con una tabla, por lo que pobladores llamaron a la Policía y unos patrulleros llegaron a la vivienda en la colonia la Garroba, en Potrerillos, y rescataron a la menor llevándola de emergencia al hospital Mario Rivas.

“En el hospital estoy feliz, tengo nuevas amigas y al salir quiero regresar a la escuela para aprender y jugar. Cuando sea grande quiero trabajar en una Fundación para también ayudar a otros niños como yo y darle dinero a mi mami”, relató la menor.

A pesar de estar varios días interna, las secuelas de los golpes aún son evidentes, pero sus ojos ensangrentados y moretones en su cuerpo no le quitan la felicidad de estar de nuevo con su madre y hermanos.

Más abusos

Las autoridades investigan si la niña sufrió de abuso sexual, por lo que los delitos contra el padre y la madrastra podrían ser mayores.

Anteriormente la madre había interpuesto una denuncia en contra de su expareja por abusos sexuales contra una hija de ella, que era hijastra del acusado.

La mamá de la menor relató que son tres niños los que procreó con Reiniery Ramos, e indicó que después de separarse él la amenazaba para que le prestara a los hijos.

“Cuando no me regresaba los niños le decía que iba a llamar a la Policía, pero me amenazó con matarnos, por lo que ahora pido a las autoridades que no lo saquen de la cárcel, temo por la vida de mis hijos”, relató la madre.

La progenitora agregó que vive en la pobreza, pero luchará por sacar adelante a sus hijos. Relató que empezó a construir una humilde vivienda, pero que no ha podido continuar la obra por falta de fondos.

Karen Martínez, coordinadora de la Fundación por los Derechos Humanos de los Grupos Vulnerables (FCASEMMS), manifestó que darán seguimiento al caso y que están gestionando apoyo para la construcción de la casa.

Las personas que deseen ayudar a la niña y su familia, pueden llamar al número 9958-3896. La niña dijo que sueña vivir en su propia casa y que su madre ya no siga alquilando. La pequeña sigue interna en el hospital, donde asegura ha sido bien atendida por el personal médico.