FBI colabora en investigación de la muerte de jefa de la Atic

Fiscalía de Delitos contra la Vida de Tegucigalpa asesora el caso Ricardo Castro, director de Atic, informó que la investigación está muy avanzada y pronto darán un informe del caso

Sherill Yubissa Hernández Mancía, jefa de la Atic que misteriosamente encontraron muerta en Santa Rosa de Copán.
Sherill Yubissa Hernández Mancía, jefa de la Atic que misteriosamente encontraron muerta en Santa Rosa de Copán.

Tegucigalpa, Honduras

La investigación en el caso de la muerte de Sherill Yubissa Hernández Mancía (de 29 años), jefa de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), en Santa Rosa de Copán está muy avanzada, afirman autoridades.

Dieron a conocer que al proceso se ha incorporado un equipo del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos, que colabora en la investigación para apoyar el trabajo que la Atic realiza en el caso.

Desde la semana anterior, la Fiscalía de Delitos contra la Vida de Tegucigalpa asesora la investigación para desenmarañar el misterio que desde un inicio se generó con la muerte de la joven, quien, según familiares, nunca dio un patrón de conducta suicida y, por lo tanto, esa hipótesis es algo incongruente con la personalidad de la ahora occisa.

“La investigación va bien avanzada. Cada día hay un equipo asignado en la investigación y se ha incorporado personal del FBI que colabora en el caso. Falta poco para que se pueda determinar la causa y manera de muerte. Se espera el informe de la autopsia y al tener completa la investigación se dará a conocer un informe con todos los detalles”, explicó Ricardo Castro, director de la Atic.

Asimismo, informaron que la semana anterior la Fiscalía Regional de Copán envió el informe técnico del levantamiento de la escena, así como el álbum fotográfico.

Otras pruebas. Después de 10 días de espera por fin el arma y casquillos llegaron a los laboratorios criminalísticos, adonde técnicos efectúan las pruebas de funcionamiento del arma.

Esa es otra de las pruebas que se anexará al amplio expediente investigativo y dará luces de lo que ocurrió entre el domingo diez y lunes once de junio.

También dieron a conocer que el vehículo que la joven tenía estacionado afuera del complejo de apartamentos donde vivía fue decomisado por los agentes de la Atic, ya que lo revisarán.

Autoridades forenses han señalado que desde el inicio el mal manejo en la escena ha obstruido el proceso investigativo, pero que las pruebas científicas y otras evidencias han dado luces en el caso.

Las dudas generadas con la tardanza en los informes preliminares de la escena del crimen, el arma y casquillos que no llegaban a Medicina Forense creaban incertidumbre en familiares y amigos de Sherill Yubissa, quienes en todo momento han exigido que se llegue a fondo en el caso.

Dictamen. Se espera que Medicina Forense entregue el dictamen preliminar de la autopsia, el cual establecerá si la muerte fue un suicidio o homicidio.

Esos resultados son los que han establecido a esa entidad forense la manera y causa de muerte, que se develará con la entrega del documento a la Fiscalía de Delitos contra la Vida.

En ese escrito se contará con los resultados de la prueba de absorción atómica y trayectoria balística, los cuales arrojan detalles importantes de lo que ocurrió en la muerte de la investigadora.

Hernández Mancía, originaria de Jesús de Otoro, Intibucá, se graduó de licenciada en Administración Aduanera.

Tras egresar de la universidad ingresó a la Atic, adonde pasó el curso para integrarse a la institución, ocupando cargos en el área de delitos contra la administración pública y corrupción.

Su entrega, profesionalismo y acuciosidad la llevaron a ser parte de los equipos especiales que participaron en operaciones como Avalancha y en la investigación contra Arnaldo Urbina, alcalde de Yoro.

Recién había sido nombrada jefa de la unidad de Corrupción en la oficina de Santa Rosa de Copán.

“Estaba entusiasmada con el reto que le habían dado en su trabajo, era un estímulo para ella por su entrega y dedicación. Lastimosamente, poco le duró la alegría”, dijo uno de sus amigos.

En Santa Rosa de Copán recuerdan que la mañana del domingo en que fue hallada muerta nunca mostró tristeza, no dio indicios de que ella pudiera quitarse la vida.

“La vimos temprano, ella sonrió. Luego no supimos más, lo último que se escuchó en su apartamento fue una discusión, pero nunca se oyó disparo o se vio algo que nos hiciera sospechar que algo le había pasado”, dijo uno de los vecinos de los apartamentos en Copán.

La Prensa