Niño de cinco años muere en creciente de una quebrada

El pequeño Kevin Ambrosio (de 5 años) iba de la mano de su abuela cuando fue arrastrado por la corriente del arroyo

La tragedia ocurrió en la aldea Matasano, Comayagua.
La tragedia ocurrió en la aldea Matasano, Comayagua.

Comayagua, Honduras

Un pequeño de cinco años es otra víctima mortal de las crecidas en las cuencas del país.

Esta vez la tragedia ocurrió en la aldea Matasano, donde un pequeño fue arrastrado por una quebrada que aumentó su caudal a consecuencia de las fuertes lluvias.

La víctima fue identificada por sus familiares como Kevin Ariel Ambrosio Martínez (de 5 años), quien al momento del hecho andaba acompañado de su abuela, Tomasa Martínez (55 años).

Los familiares al ver que el pequeño era arrastrado por la creciente intentaron salvarlo, pero fue imposible, por lo que llamaron a los bomberos.

Después de una larga búsqueda y rastreo hallaron el cadáver del niño a dos kilómetros de distancia de donde había sido visto por última vez.

Los parientes y vecinos del lugar lamentaron el hecho, ya que tenían esperanza de encontrar al pequeño con vida.

El levantamiento lo realizaron en el caserío El Mango. Según el dictamen de Medicina Forense, la supuesta causa de muerte del niño fue por asfixia mecánica, por la sumersión y trauma encefálico craneal.

El 12 de septiembre, dos mujeres y sus hijos también murieron al ser arrastrados por el río Taujica, en Tocoa, Colón, cuando decidieron disfrutar de la naturaleza y llegaron al lugar para compartir.

Las víctimas fueron Lewis Munguía, Conifer Lanza y los pequeños Mariángel Munguía (2) y Brayan Munguía (6).

Los bomberos trabajaron varios días hasta hallar los 4 cadáveres.

La Prensa