La decoración de la boda #CanahuatiKafati

Alexandra Lockmer creó los ambientes.

VER MÁS FOTOS
Hermosa fue la atmósfera nupcial para Leila Sofía Kafati y Mario Alberto Canahuati.
Hermosa fue la atmósfera nupcial para Leila Sofía Kafati y Mario Alberto Canahuati.

SAN PEDRO SULA.

El enlace de Mario Alberto Canahuati Farah y Leila Sofía Kafati Chinchilla fue una fusión de buen gusto, distinción y creatividad jamás vista en una boda en San Pedro Sula hasta la fecha.

Las familias Canahuati Kafati confiaron plenamente en la organizadora y diseñadora de bodas, Alexandra Lockmer. Por ser la experta por excelencia de las familias bien del país para eventos de prestancia, ella se dejó llevar por su indescriptible talento y en esta vez apantalló a los asistentes con una boda bajo la temática de Jardín secreto de Abu Dhabi, la famosa metrópoli de Medio Oriente.

Meses de trabajo y magistrales ideas se vieron reflejadas en la decoración. Paneles blancos asemejaban pirámides de encaje bañadas de luz led y creaban un efecto cinético a la vista de los asistentes.

Mezcló paneles de damascos, orquídeas como las Dendrobium y Phalaenopsis en blanco para dar vida a las eclécticas bases de metal plata que fueron el centro de las miradas.

No faltó la luz led, las pantallas con románticas imágenes y un despliegue de lámparas a escala para dar como resultado una soberbia atmósfera. Xtreme Eventos de Tegucigalpa y la mente maestra de Víctor Lacayo en los audiovisuales crearon los efectos de luminotecnia que imperaron en la celebración.

"La decoración fue una fusión de un estilo único inspirado todo como si fuese encaje. Los floristas de florería Bonsái trabajaron bajo mis lineamientos los diferentes diseños florales y todo fue creado y fabricado especialmente para esta gran fiesta de bodas. Estoy feliz con los resultados porque la gente que sabe apreciar el arte floral y la auténtica creatividad sabe que este enlace simplemente fue de ensueño", especificó Alexandra Lockmer.

Durante cuatro días estuvo trabajando en la decoración en el propio lugar de la recepción y meses antes lo hizo desde su oficina de diseño. Sostuvo cientos de reuniones para definir detalles. "Las pirámides cortadas a especie de filigrana a través de láser tenían aún mayor drama porque estaban enmarcadas sobre cortinajes negros. Hizo ver que la boda estaba rodeada de una noche impecable y cercada visualmente por estas hermosas creaciones de paneles", detalló.

El bar también fue diseñado por ella y cada pieza era como un rompecabezas puesto estratégicamente. El pastel fue otra obra de arte creado por ella y la madre del novio Sandra Canahuati. Hubo dos escenarios, uno para la banda y otra para el dj, ésta última creada con espectaculares pantallas led con imágenes creadas exclusivamente para la boda.

El carnaval, a la medianoche, fue al estillo barranquillero con una alegrísima comparsa de congos colombianos propias de los grandes carnavales de esta ciudad colombiana.

La Prensa