La casa real afirma estar "triste" por Harry y Meghan Markle

El pasado domingo, Meghan Markle dijo que fue víctima de racismo en la casa real británica

En esta foto de archivo tomada el 26 de junio de 2018, Meghan, duquesa de Sussex, el príncipe Harry de Gran Bretaña y la reina Isabel II de Gran Bretaña posan para una foto durante la ceremonia de entrega de premios de los jóvenes líderes de la reina en el Palacio de Buckingham.
En esta foto de archivo tomada el 26 de junio de 2018, Meghan, duquesa de Sussex, el príncipe Harry de Gran Bretaña y la reina Isabel II de Gran Bretaña posan para una foto durante la ceremonia de entrega de premios de los jóvenes líderes de la reina en el Palacio de Buckingham.

Londres, Inglaterra.

La casa real británica se mostró este martes "entristecida" tras conocer el sufrimiento de los duques de Sussex, Harry y Meghan Markle, y reconoció que los problemas que estos expusieron en su entrevista en la televisión estadounidense son "preocupantes, especialmente el del racismo".

“Toda la familia está muy triste por los cambios que han atravesado Harry y Meghan en los últimos años”, señala un comunicado difundido por el Palacio de Buckingham.

"Los asuntos planteados, especialmente el de la raza, son preocupantes. Aunque algunos recuerdos pueden variar, (estos problemas) son tomados muy en serio y serán tratados por la familia en privado", continúa el texto.

En la nota, la reina Isabel II asegura que toda la familia está "entristecida al conocer en toda su dimensión lo duros que han sido los últimos años para Harry y Meghan".

En el escueto mensaje real, que se esperaba con impaciencia tras las revelaciones de la explosiva entrevista con Oprah Winfrey emitida por la televisión estadounidense en la noche del domingo, se asegura que Harry, Meghan y su hijo Archie "siempre serán miembros de la familia muy queridos".

Según los medios británicos, ésta será la única reacción oficial procedente del Palacio de Buckingham a las palabras de los duques de Sussex.

COMUNICADO.691(1416x870)

El comunicado fifundido hoy por el Palacio de Buckingham.

El Gobierno británico ha permanecido en silencio al respecto de las acusaciones vertidas en la entrevista, aunque la oposición laborista ha pedido una investigación sobre las "graves" denuncias de racismo en el seno de la Casa de los Windsor.

Meghan relató a Winfrey cómo un miembro de la familia real inquirió sobre cuál sería el color de Archie cuando la duquesa (de origen birracial) estaba embarazada y Harry confirmó que el racismo que sufrieron fue "en gran parte" la razón por la que ambos decidieron abandonar el Reino Unido.

La Prensa